Hacía un éxito ilimitado

Og Mandino

Hacía un éxito ilimitado

Hacía un éxito ilimitado

Og mandino fue editor de la revista Succes unlimited, dedicada a temas de superación personal
en diferentes ámbitos. Esta es un recopilación de los mejores textos que aparecieron en la revista y que están clasificados en temas como Usted ilimitado, fe, ideas, amor, valor, mente, oportunidad, ventas.. Es también evidente que muchos de los principios que Mandino refiere en sus libros, fueron tomados de muchos de estos autores. Calificación de 9.

La mayoría somos críticos muy deficientes, de nosotros mismos. Podemos criticar con facilidad a otros y descubrir qué cosas están mal en ellos, y estructurar fácilmente un argumento en nuestro favor con respecto a la situación; mas es una cosa mucho más difícil ser crítico de nosotros mismos: considerar la situación que enfrenta nuestra vida, considerarla francamente y decir: “¿Qué hice bien o qué he dicho, que haya tenido que ver con esta situación?”.

Los sueños son la materia de la cual se materializan todas las cosas. Primero, la visión, después los cimientos y la estructura exterior, luego los refinamientos internos, hasta que se alcance un todo satisfactorio.

Jamás es prudente limitarse a un talento y eliminar otras posibilidades.

¡De modo que ha cometido una equivocación o muchos errores! Lo hemos hecho todos. Pero no todos comprendemos que existen formas inteligentes lo mismo que maneras estúpidas de encararse a las equivocaciones. La actitud hábil es reconocer que no es tanto los errores que ha cometido como lo que haga respecto a dichas equivocaciones, lo que realmente cuenta… en su empleo, en una carrera, en su trato con otros en casa y en todas partes. Puede agacharse y esquivar y disculparse y abatirse y renunciar a intentar eliminar y corregir deslices, o utilizar la cabeza y aprovechar sus propios errores y los de otros.

Babe Ruth disparó cuadrangulares, pero también abanicó 1330 veces y no se enfadaba por eso. Tomás Edison cometió incontables errores en sus laboratorios. Abraham Lincoln fracasó en muchas empresas. El notable inventor Charles F. Kettering sería el último en asegurar que nunca cometió un error. Pero todos estos y otros incontables en sitios más oscuros tuvieron una cosa en común: no permitieron que los deprimieran sus equivocaciones. Reconocieron que el valor tiene magia, y reaccionaron después del fracaso y lo intentaron nuevamente… y vencieron.

Mientras más veraz pueda ser la crítica, más puede lastimar. Las críticas injustas pueden desecharse con facilidad, más si hiere en realidad, la actitud inteligente es buscar elementos de verdad que puedan estar implicados y dar pasos para evitar cualquiera repetición posible de la crítica.

A menos que aprendamos a hacer surgir nuestras equivocaciones, y sepamos cómo aprender de ellas, demasiados de nosotros podemos practicar nuestros errores tan asiduamente como practicamos nuestros éxitos.

No es un crimen cometer errores siempre y cuando uno esté haciendo la prueba. No obstante, es casi un delito contra usted mismo, cuando menos, estar simplemente presente y no hacer nada. Y el error más grave de todos es continuar practicando equivocaciones sin aprender a minimizarlas o eliminarlas. No son los errores que cometa, sino lo que haga respecto a ellos lo que realmente cuenta.

Si es usted lo bastante afortunado de cambiar de trabajo en ocasiones, puede ponerse verdaderamente en los zapatos de otros. Haga la prueba con alguna ocupación desconocida. Cave unas cuantas zanjas, asierre algunos troncos, friegue los pisos de algunas instituciones… capte la sensación de la vida desde el ángulo de ese trabajador. Los valores que cuentan en realidad pueden ser comprendidos por usted desde lo alto sobre la tierra, o del fondo de una mina, o desde la inclinación de una cama de hospital.

Calce los zapatos de su prójimo por un momento. Puede no agradarle cómo le quedan… la presión de la pobreza, la rozadura de la mala salud, las cintas apretadas del prejuicio de color o de clase… pero aprenderá cosas que lo sorprenderán.

¡Si tan sólo viviéramos con gente mejor o perteneciéramos a un grupo menos subprivilegiado y menos despreciado! Si tan solo viviéramos en una casa mejor o en una población mejor! ¡Si tan solo tuviésemos un negocio mejor o un empleo mejor! ¡Si… si… si! ¡Mañana… mañana… mañana! Pero el hoy está siempre aquí; el ayer se ha ido, y mañana no puede llegar jamás. No, hoy es la ocasión… aquí es el lugar. Esta es la persona. Este es su hogar. Este es su empleo. Esta es su esposa,.. su esposo… su hijo… su madre… su amigo. Esta es su gente. Este es su país. Esta es su generación. Puede pasarla en forma maravillosa exactamente donde está, cuando está, como está, con quien está.

El día que murió fui a verlo otra vez. El hedor en el cuarto era tan ofensivo que uno con dificultad podía permanecer allí. Lo que restaba de su cara era una masa de cicatrices y ya no había realmente nada que cortarle. Podía verse que padecía un gran dolor y tenía muchas noches de insomnio, más aún no hubo ninguna palabra de queja. Jamás olvidaré sus últimas palabras. Incluso después me han hecho avergonzarme siempre que me inclino a quejarme. No obstante, están vivas en mi memoria día tras día. Estas palabras fueron: “Dios ha sido tremendamente bueno conmigo. Nunca he tenido ninguna razón para quejarme.

Al mundo seguirá adelante incluso sin usted. No se tome tan seriamente.

Tome al “compañero invisible”. Es sorprendente la carga que le aliviará. Dios está también en oficinas, fábricas, talleres, como en iglesias. No menosprecie la ayuda de Dios, pues Él tiene hombros amplios y brazos fuertes e ideas maravillosas. Todas están disponibles para usted. Él sabe más que usted referente a sus negocios. Su auxilio facilitará su trabajo.

La verdad siempre será verdad, independientemente de la falta de comprensión, la incredulidad o la ignorancia.

¿Qué hace uno cuando tiene un problema personal grave, un problema físico, mental, moral, espiritual, familiar, social o de negocios? ¿Qué hace usted cuando las paredes se desploman hacia adentro? ¿Qué hace cuando no tiene lugar a donde recurrir? Esa es la ocasión en la que la fe se pone a prueba. Porque la fe es un mero ensueño a menos que se aplique. Aunque la fe se aplica continuamente, se prueban en la ocasión de su necesidad más grande.

Tuve éxito porque lo intenté.

Lo que está bien para el jefe, concluyó, está bien para sus empleados.

Una promesa es una promesa y un trato es un trato.

Un pintor es grande no en sus dedos, sino en su corazón y su alma.

Los triunfadores hablan en tiempo futuro de objetivos todavía no logrados que tratan de realizar. Los fracasados hablan en tiempo pasado, de sus derrotas y sus decepciones. […] El hombre victorioso habitualmente habla en términos lisonjeros de otros hombres que están triunfando, mientras que el fracasado ordinario tiene una crítica a los hombres triunfando.

No obstante, note la característica importante de la fuerza mental de Gandhi. Liberó su mente d todo deseo de venganza, de todo odio, de todo deseo de engrandecimiento personal. No buscó mantos de honor para él mismo; ni busco ninguna forma de riqueza material. Todo lo que busco fue el privilegio de movilizar el poder mental del pueblo hindú con el propósito de obtener del dominio británico de su libertad.

Perdió su empleo, aunque no fue culpa suya. Hay dos cosas que puede hacer. Primera, resguardar sus sentimientos heridos hasta que se ulceren en resentimiento y odio hacia su ex patrón. Con esa disposición mental hallará difícil en extremo obtener otro empleo, sin importar lo hábil que pueda ser en su ocupación. Ningún patrón quiere en ningún sitio de negocios una persona con mente negativa. Tiene mal efecto sobre los clientes y otros empleados. Segundo, puede trasmutar su frustración temporal en una voluntad determinada de encontrar un empleo mejor que el que perdió, cerrar la puerta a su trabajo anterior y principiar en el sitio preciso donde está para obtener exactamente el empleo que desea. Si habla en modo alguno de su patrón anterior, asegúrese de hacerlo en términos de elogio. Eso puede no ayudarlo a él en nada, pero le hará mucho bien a usted. Ha sido lastimado, tal vez de modo injusto, por alguien que trabaja con usted en su ocupación. Aquí está frente a frente con una oportunidad de saber si tiene el material de grandeza o no. si es en potencia una gran persona, perdonará y tras de usted cerrará la puerta al incidente. Si no tiene cimientos para la grandeza, hallará medios y maneras de vengarse de la persona que lo hirió y tal vez llegue al punto de motivar que ese individuo pierda su empleo. En tal caso usted será el más infortunado de los dos, pues toda persona que exprese cualquier forma de venganza es infortunada en verdad. La venganza es como un bumerang. Vuelve con frecuencia para herir a la persona que lo pone en movimiento contra otro.

Nadie puede hacerlo enojar o herir sus sentimientos de ninguna manera, sin su cooperación voluntaria.

Los padres en particular debemos aprender a aceptar desafíos y cambios. No podemos esperar gobernar a nuestros hijos como fuimos criados nosotros. Es un mundo diferente. Usted sabe, tenemos un monstruo en el rincón de la sala y eso, en la mayoría de los casos, casi destruye la vida familiar. Ha habido muchos cambios en los últimos veinticinco años y no obstante aún vemos padres que se resisten a cambiar o a crecer con sus hijos.

La capacidad propia para cambiar sustituyendo hábitos malos por buenos es otra medida de la persona madura emocionalmente.

La mejor ventaja del matrimonio es que uno tiene un “chivo expiatorio”. Es culpa del consorte cuando se llega tarde o cuando no se cosen los botones.

Pienso que todos necesitamos un poco de tensión y ansiedad. Espero que todos tengamos un poco de tensión y ansiedad. Espero que todos tengamos un poco de inquietud, ya sea que se llame “descontento noble”, “indignación justa” o la ansiedad por hacer cosas cuando vemos que deben hacerse. Todos necesitamos alguna motivación, pero cuando la ansiedad sube al punto en que resulta un dolor de cabeza de tensión, entonces hay un desajuste.

Un criterio de la persona bien ajustada es la capacidad para encontrar más satisfacción en dar que en obtener. Todos principiamos como infantes en el extremo receptor de la línea, más nos convertimos en verdad en un adulto maduro emocionalmente cuando nuestra satisfacción está en dar sin reflexionar en “¿qué gano yo de todo eso?” La salud mental buena para la persona más madura es encontrar una “causa”… mientras más grande mejor. Intente hallar un motivo tan grande que pueda trabajar en él con entusiasmo y afán toda su existencia.

Muchos fragmentos de datos olvidados hace mucho tiempo pueden ser llamados por el subconsciente y traídos a la superficie de su mente consciente. Algunas ocasiones, cuando usted no puede recordar un hecho específico, fecha o nombre, pasa el problema a su subconsciente con la orden silenciosa: “Recuerda este nombre para mí”. En pocos momentos, o pocas horas, ¡pop!, viene el nombre. Esta es una demostración maravillosa de los procesos mentales que funcionan para nosotros al nivel subconsciente. Cuando es alentado el subconsciente utiliza su reserva prodigiosa de conocimiento que jamás se supo se tenía para resolver problemas perturbadores… problemas que la mente consciente ni siquiera puede comprender. Cuando el subconsciente trabaja así en nuestro beneficio, se declara comúnmente: “acaba de ocurrírseme una idea”, o “tengo una corazonada”. Tanto la idea como el impulso surgieron de la mente interna. Si lleva mucho tiempo, de casado, ha desarrollado probablemente la destreza para “leer” algunas veces la mente de su esposa, o conocer de antemano las acciones de su esposo. Con los años ha llegado a conocer tan bien a su consorte que una expresión fugaz, cierto tono de voz, el aleteo de un párpado o la tensión de un músculo, telegrafiará lo que él o ella va a decir o hacer. En realidad, usted no “lee” estos signos de modo consciente. Nada más tiene una corazonada sin saber cómo se originó. Pero si actúa de acuerdo con ella. De ordinario acertará. La intuición origina corazonadas, y siempre está basada en conocimiento adquirido a través de los años. Por lo común, la persona que tiene de manera constante corazonadas correctas, está bien informada en el campo con el que se relacionan sus corazonadas.

Cierto, las mujeres tienen ciertas intuiciones que son raras entre los hombres. Pero existe una causa. Sus chispazos mentales conciernen por lo común a áreas que monopolizan normalmente las mujeres. Los hombres, por ejemplo, escuchan más lo que dice la gente, mientras que las mujeres tienden a sentir lo que están sintiendo. El adiestramiento especial por el que atraviesa la mayoría de las mujeres, las ha hecho atentas a cosas que muchos hombres desatienden casi por completo.

Quien tiene salud tiene esperanza; y quien tiene esperanza lo tiene todo.

En un escalofrío, usted hace dos cosas (además de agregar frazadas) que lo calientan más. Los vasos sanguíneos en su piel se contraen, reduciendo la pérdida de calor, y se estremece. El estremecimiento puede no parecer un ejercicio, pero lo es. Nada más estremeciéndose puede incrementar cinco o seis veces la producción de calor de su cuerpo.

La preocupación emana del temor, y el temor es una admisión franca de falta de fe. Una fe que funciones las veinticuatro horas del día es la única armadura contra la preocupación y el miedo.

La preocupación es ciertamente una ladrona de sueño, en particular para quienes además se muerden las uñas y juguetean con los pulgares. Si las preocupaciones emanan del peso de decisiones que deben tomarse respecto a los negocios o la vida personal, será mejor enfrentarse a ellas tan directamente como sea posible o consultar a una persona digna de confianza calificada para ayudarlo a hallar la solución. No se puede alejar los problemas con solo desearlo, pero sí aligerarlos poniéndolos en su perspectiva correcta.

Cuando pasamos por una experiencia emocional grave, la tensión aumenta dentro del cuerpo, el cual exige alguna forma de liberar esta tensión. El llanto es la forma natural de proporcionar ese desahogo. Cuando nos negamos a derramas lágrimas, todo el cuerpo soporta el peso de la descarga emocional. Esto puede trastornar equilibrios glandulares delicados, causar cambios químicos somáticos, perturbar los nervios y enfermar realmente el cuerpo.

La emoción profunda que no tiene desahogo en lágrimas, hace llorar a otros órganos.

Cuando uno está irritado, su sangre se precipita a los músculos principales de brazos y piernas. Por lo tanto uno tiene una fuerza física mayor, mas su cerebro, carente de su suministro completo de sangre, se reduce en su eficiencia. Por eso uno dice cosas que realmente no quiere decir y hace otras que parecen ridículas.

Si cada año desarraigásemos un vicio, pronto nos haríamos perfectos.

La mayoría de las personas no reconocen la oportunidad cuando viene, porque habitualmente está disfrazada de trabajo empeñoso.

No puedo darle ninguna fórmula para el éxito, pero puedo darle una fórmula para el fracaso: intente complacer a todos.

El tiempo para ser feliz es ahora; el lugar para ser dichoso es aquí; el modo de ser feliz es hacer dichosos a otros.

Las ventas dependen de la actitud del vendedor… no de la actitud del cliente en perspectiva.

Ese primer día que traté de vender diarios en la 31ª. y Cottage Grove, una intersección entonces laboriosa, los vendedores de periódicos que eran mayores y más grandes que yo, me golpearon para impedir que interfiriese en sus ventas. Por eso fue que entré al restaurante de Hoelle y vendí totalmente mi existencia de diarios. Esto me llevó con el tiempo de entender que toda desventaja puede convertirse en una ventaja si se trata de resolver el problema. También como vendedor empecé a aprender a dominar el miedo… por medio de la acción, el valor de la persistencia cuando hacía ventas, y cómo vender empleando un sistema que otros temían usar: simples recorridos, es decir, visitar a los hombres de negocios en sitios de negocios sin una presentación.

Si una persona no tiene nada que perder dando, y usted tiene mucho que ganar pidiendo, concédale la oportunidad de hacerle el favor que no le cuesta nada.

Amigo mío, sé que lo he tocado en un sitio sensible, pero también lo hace un cirujano cuando tiene que operar.

Cuando vende, ¿se lastiman con facilidad sus sentimientos? En tal caso, es una persona que hiere frecuentemente los sentimientos de otros. Sus propios sentimientos negativos causan una fuerza negativa e intensificada cambiando la dirección del pensamiento de su probable cliente en línea con su propia actitud negativa. Si sus sentimientos son heridos raras ocasiones o jamás, entonces su pensamiento positivo, optimista y su profundidad de comprensión de los sentimientos de otros controlarán sus reacciones en la misma dirección.

Para delegar con éxito, debe estar dispuesto a aceptar determinados conceptos fundamentales: 1) querer sinceramente delegar ciertas responsabilidades; 2) estar preparado para aceptar el hecho de que su elección de individuos puede ser equivocada en ocasiones; 3) estar dispuesto a reconocer el hecho de que tal vez otro, puede hacer una parte de su trabajo mejor que usted; 4) aceptar el hecho de que algunos errores serán cometidos por el delegado, en particular durante el periodo de capacitación; 5) estar preparado para medir el rendimiento en el puesto por sistemas usados los mismo que por resultados obtenidos; 6) estar dispuesto a revelar conocimiento íntimo al empleado que está delegando; 7) estar dispuesto a poner una persona en un puesto antes que esté preparada por entero para que pueda obtener la experiencia que se requiere para crear competencia; 8)estar preparado para delegar un empleo “completo”.

Anuncios

El regreso del trapero

Og Mandino

Luego de que Mandino comprara una cabaña en una apartado pueblo en la montaña, es en ese singular sitio donde reaparece el famoso trapero, nuevamente para llevar al autor a confrontarse a sí mismo y a analizar la situación en que la sociedad en general se encuentra. Es interesante que muchas de las señales que entonces el anciano, hace respecto al medio ambiente, se han ido cumpliendo a cabalidad. Calificación de 6.5
El regreso del trapero

El regreso del trapero

Cuando se trata de recrear el pasado, todos parecemos dejar que se desvanezcan los malos recuerdos y exageramos los momentos felices.

En mis conferencias con frecuencia hago recordar a mi público que todos somos pasajeros en esta huidiza nave espacial denominada Tierra… ¡un frágil vehículo que gira constantemente a una velocidad de mil seiscientos kilómetros por hora en el Ecuador, mientras que da la vuelta al sol a la alucinante velocidad de más de ciento seis mil kilómetros por hora! En realidad, no somos pasajeros sino prisioneros de esta precipitada esfera de rocas, plantas y agua, estamos encadenados a ella por medio de la fuerza gravitacional junto con millones de seres, todos con la misma meta innata: la de sobrevivir.

Sé por qué te está pasando todo esto, Og; te estabas volviendo muy complaciente porque las cosas se estaban poniendo muy fáciles para ti; en una palabra, te quedaste sin retos. Eres autor de algunos de los libros más vendidos… orador del Salón de la Fama… necesitas enfrentar nuevos retos… es preciso que resucites de esa rutina calmada y fácil en la que has caído. En verdad, ésta es la mejor cosa en todo el mundo que pudo pasarles a ti y a Bette.

El altruismo, señor Og, es una recompensa desinteresada por, o dedicación a, el bienestar de otras personas. Por razones que la ciencia y la medicina aún no han terminado de comoprender, parece que aquellas personas que dan parte de su tiempo y energía para auxiliar a los demás, de forma voluntaria y sin esperar ninguna recompensa, parecen sufrir de bastante menos tensiones y depresiones en su vida, a la vez que disfrutan de muchos más instantes fortalecedores de autosatisfacción, orgullo, y de una mayor capacidad de trabajo, paz y bienestar. Además, una persona dotada con esta energía vital positiva muy rara vez sufrirá etapas negativas de autocompasión, desesperanza y fracaso, que siempre ocasionan tanto daño en el sistema inmunológico de cualquiera. Lo que es más sorprendete, es que alguna de las mentes más brillantes que en la actualidad se hallan investigando el área de la longevidad en todos sus aspectos, han llegado a creer que cuando nos encontramos en proceso de ayudar a otras personas en forma desinteresada, aparentemente nuestro cuerpo libera sustancias químicas que sirven para mitigar el dolor. Estas sustancias se conocen como endorfinas, que los atletas identifican como el elemento que produce la fortaleza de un corredor.

Usted debe darse a sí mismo como a su tiempo sin el pensamiento de obtener alguna recompensa de cualquier clase… ni siquiera un “gracias”.

Las manifestaciones del poder de Dios, al igual que sus dádivas, son nuevas cada mañana y plenas en cada momento. Contemplamos amaneceres tan bellos como los que vio Adán, y esos amaneceres son el milagro del día de hoy tal como fueron el milagro de sus días; y pienso que ahora lo son mucho más, porque ahora forma parte del milagro el hecho de que, durante miles y miles de años, el sol ha asistido puntualmente a su cita sin admitir la variación de una millonésima de segundo. Conozco la mañana, estoy familiarizado con ella y la amo. La amo como es, fresca y dulce, como una nueva creación diaria que avanza abriéndose paso e invitando a todo lo que tiene vida, aliento y ser a una renovada adoración, a nuevas alegrías y nueva gratitud.

El infierno comienza el día en que Dios nos concede una visión clara de lo que hubiéramos podido lograr, de todos los donces que desperdiciamos y de todo lo que hubiéramos podido hacer pero no hicimos.

Tiempo y aislamiento, señor Og, muy bien pueden llegar a ser lo bienes más preciosos que cualquiera de nosotros pueda poseer mientras corremos frenéticamente.

Casi cada día, por lo visto, nos ofrecen otro aparato exótico, electrónico o mecánico, prometiendo que nos facilitará la vida y que nos brindará un poco más de tiempo valioso que podemos considerar propio. En vez de eso, comenzamos apenas a descubrir que, si necesitamos todos esos aparatos nuevo y caros, ¡sólo es para poder aumentar nuestra productividad de modo que nos permita mantenernos sobre la multitud! Las esposas se han unido a los padres en forma permanente en el trabajo asalariado, no para proveer a la familia con algunas de las cosas que mejoran la vida, sino para impedir que el hogar se hunda más aún en las deudas. Entretanto, desde luego, sus solitarios hijos tratan de salir adelante lo mejor que pueden por su proppia cuenta. Además, después de soberllevar durante todo un día largo y difícil numerosas fatigas y tensiones, con el añadido de los horrores de luchar contra un tránsito de abonados semejante a una trampa enrejada, queda muy poco tiempo o energía para ser un padre amoroso o una esposa atenta. Desde luego que los resultados son trágicos; vaya usted, amigo mío, a cualquier preparatoria grande: se afirma que usted descubrirá que la mitad de los estudiantes son hijos de padres divorciados… Y ese grupo de niños confundidos será en muchos casos, se le garantizo, el desperdicio acumulado en las pilas de desechos de mañana. Señor Og, me temo que aquellos que en verdad se encuentran viviendo y disfrutando el sueño americano se están convirtiendo en una especie en vías de extinción debido a que el mundo, como lo hemos conocido, se está desmoronando de una manera muy triste.

Cada uno de nosotros, a su manera, sobrelleva sus pérdidad pero atesora los recuerdos, tal y como debe ser.

Hay una tierra de angustia y una tierra de fe, y que el puente que una a ambas es la esperanza.

Los hombres colocan en el exterior anuncios que representan sus actividades respectivas: los zapaterros exhiben un zapato gigante, los joyeros un monstruoso reloj y los dentistas un diente de oro. Pero encima de las montañas de Nueva Hampshire, Dios Todopoderoso ha colocando una señal para mostrar que allí Él crea hombres.

Hemos logrado asombrosos adelantos en la ciencia, la medicina, los transportes y, sin embargo, seguimos sin tener mucho o ningún conocimiento para saber cómo sobrellevar a nuestros vecinos o cómo debemos de pensar o de actuar para poder mejorar nuestras vidas.

Henry Drumond escribió que no había felicidad en tener o conseguir, sólo en dar; Séneca nos dice que aquel que hace el bien a otro lo hace también para sí mismo, no sólo en sus consecuencias sino en el acto mismo; y creo que fue Emerson que nos recuerda que el mayor regalo que le podemos dar a otra persona no es oro, plata o diamantes, sino el don de nosotro mismos. Ahí encontramos de nuevo esa definición de altruísmo, señor Og, esa dedicación desinteresaad hacia el bienestar de los demás.

En una ocasión un sabio dijo que si usted baña a su gato éste jamás se volverá a lavar; para enseñarle realmente a su gato a ser limpio, debe usted revolcarlo en el peor lodazal que pueda usted encontrar y dejarlo por ahí; para cuando el minino logre acicalarse será un experto en limpieza.

Para el resto de mi vida, en este día especial, Dios mío, ayúdame: a seguir recordándome que para poder cosechar mayot cantidad de mazorcas en el otoño, debo sembrar más granos de maíz en primavera; a entender que la vida siempre va a recompensarme en los términos que yo establezca, y que si no llevo a cabo o doy más de aquello por lo que se me paga, nunca tendré motivos para exigir o esperar ninguna recompensa adicional; a dar siempre más de lo que se espera de mí, ya sea en el trabajo, o en la diversión o en el hogar; a trabajar con amor y entusiasmo, no importa cual sea la tarea que deba realizar, comoprendiendo que si no puedo asegurarme la felicidad con mi trabajo, nunca sabré lo que es la verdadera dicha.

El milagro más grande del mundo

Og Mandino

Luego del éxito rotundo de El vendedor más grande del mundo, Og Mandino conoce a un trapero, un ropavejero que se encarga de traer muertos vivientes a vivir la vida que les tocó, utilizando la famosa receta de lectura diaria de ciertas reglas por cierto tiempo, que ahora es llamado El Memorándum de Dios. Y de esta manera, el milagro más grande del mundo, la resurrección, puede llevarse a cabo. Al final, el extraño personaje parece ser fruto únicamente de su imaginación. Calificación de 7
El milagro más grande del mundo

El milagro más grande del mundo

Todas las tareas nobles parecen imposibles al principio.

Estoy completamente seguro de que ciertas piezas musicales, determinadas obras de arte y ciertos libros y ensayos fueron creados, no por el compositor, artista, autor o escritor, sino por Dios, y a aquellos a los que hemos reconocido como los creadores de estas obras fueron sólo instrumentos empleados por Dios para comunicarse con nosotros.

La mayoría de los seres humanos están muertos, en uno u otro grado. De una u otra forma han perdido sus sueños, sus ambiciones, su deseo de una vida mejor. Han perdido su lucha por su autoestimación y han comprometido su gran potencial. Se han establecido en una vida de mediocridad, días de desesperación y noches de lágrimas. No son más que muertes vivientes confinadas a cementerios de su elección. Además necesitan salir de ese estado. Pueden resucitar de su lamentable condición. Cada uno puede realizar el milagro más grande del mundo. Todos pueden regresar de la muerte… y en esos libros están los secretos más sencillos, técnicas y métodos que pueden aplicar a su propia vida para convertirse en lo que desean ser y alcanzar todas las verdaderas riquezas de la vida.

La mayoría de nosotros construimos prisiones para nosotros mismos y después de vivir ahí por algún tiempo nos acostumbramos a sus paredes y aceptamos la premisa falsa de que estamos encarcelados para siempre. Tan pronto como esta creencia se posesiona de nosotros, abandonamos la esperanza de hacer algo más con nuestras vidas o de alguna vez darle la oportunidad de lograr nuestras ilusiones. Nos convertimos en muñecos y empezamos a sufrir una muerte viviente. Puede ser loable y noble sacrificar su vida por una causa o un negocio o la felicidad de otros, pero si se es miserable y vacío en esa forma de vida, a sabiendas, entonces permanecer así es una hipocresía, una mentira y un rechazo de la fe puesta en uno por su creador.

Dios juega con frecuencia a ser hombre. Dios no hará nada sin el hombre y siempre que hace un milagro lo hace a través del hombre.

La mente del hombre es como un jardín que debe ser cultivado inteligentemente o permitírsele que crezca como la selva, pero ya sea que se cultive o descuide, producirá. Si no se plantan semillas útiles, entonces caerá sobre la tierra una abundancia de semillas improductivas, y los resultados serán equivocados, inútiles, peligrosos y sucios. En otras palabras, sea lo que se a que permitamos que entre en nuestra mente, siempre obtendrá frutos.

Habló del miedo a aprovechar las oportunidades, a aventurarse en empresas desconocidas y territorios que no eran familiares, y aun de como aquellos que arriesgaban su futuro Para progresar necesitaban luchar constantemente contra esa urgencia de correr hacia su previo vientre familiar de seguridad sin importar qué tan sombría hubiera sido su vieja existencia.

Se me enseñó que cualquier cosa puede alcanzarse si se esta preparado para entregarse, para sacrificarse a fin de lograrlo, Sea lo que sea que quiera llevar a cabo, puede hacerlo, si se desea lo suficiente… y yo realmente lo creo. Creo que si yo quisiera correr un kilómetro en cuatro minutos, lo haría. Tendría que dejar a un lado todo lo demás en la vida, pero podría correr un kilómetro en cuatro minutos. Creo que si un hombre quisiera caminar sobre el agua y estuviera preparado para hacer a un lado todo lo demás, lo haría.

En una ocasión Maslow escribió que o las personas hacen cosas que son buenas y adecuadas y, por lo tanto, se respetan a sí mismas, o hacen cosas despreciables y se sienten desdeñables, sin valor e incapaces de ser amados. Para mi forma de pensar, Maslow no fue lo suficientemente lejos. Creo que la mayoría de los seres humanos se sienten despreciables, sin valor y sin amor, sin hacer cosas despreciables. Solo con ser desaliñados en su trabajo o por no preocuparse por su apariencia, o no estudiar o trabajar un poco más para mejorar su posición en la vida, o por tomar ese trago innecesario, o por realizar otros mil actos pequeños y estúpidos que empañan su propia imagen ya magullada es suficiente para aumentar el odio que sienten por si mismos. La mayoría de nosotros no sólo tenemos el deseo de morir… ¡también el deseo de fallar!

La única vez que había encontrado personas sin problemas fue cuando se encontraba paseando en un cementerio.

Su postura es que el hombre, en una época, posiblemente mediante una comunicación más intima con su dios, creyó que realmente era una creación maravillosa, un ser superior hecho a imagen de Dios. Después empezó a hacer descubrimientos que gradualmente destruyeron la alta opinión que tenía de sí mismo, hasta que finalmente llegó a pensar: “Si no somos seres semejantes a Dios; si no vivimos en el centro del mundo de Dios; si en realidad sólo somos animales, y si no podemos controlar y explicar muchas de nuestras acciones, entonces no somos de mayor trascendencia que la maleza de nuestro jardín. Si en verdad no somos mucho más que cualquier cosa, ¿entonces, cómo podemos estar orgullosos de nosotros mismos? Y si no estamos orgullosos de lo que somos, ¿cómo podemos apreciarnos a nosotros mismos? Y si no nos apreciamos, ¿quien va a querer vivir con esa clase de personas…? por lo tanto… librémonos de nosotros mismos. Manejemos demasiado aprisa, o bebamos y comamos demasiado, o hagámonos los tontos a propósito para que nos despidan del trabajo y podamos meternos en un rincón a chuparnos el dedo y nos digamos a nosotros mismos que de cualquier forma no tenemos ningún valor, así que se vaya todo al diablo.

Si todos encienden una vela podríamos convertir la noche más oscura en el día más claro.

Las tareas más difíciles son consumadas, no por una explosión repentina de energía o esfuerzo; sino por la aplicación diaria y constante de lo mejor que tiene dentro de su ser.

Déjame compartir contigo, otra vez, el secreto que escuchaste a la hora de tu nacimiento y que has olvidado. Tú eres el milagro más grande. Eres el milagro más grande del mundo. Ésas fueron las primeras palabras que escuchaste. Después lloraste. Todos lloran.

Amar por satisfacción u orgullo, no es amar. El amor es un regalo por el cual no se exige nada a cambio. Ahora sabes que el amar sin egoísmo es su recompensa. Y aun cuando el amor no sea devuelto no está perdido, ya que el amor que no es recíproco regresará a ti y ablandará y purificará tu corazón.

El pobre no es el que tiene poco, sino el que desea mucho… y la verdadera seguridad descansa no en las cosas que uno posee sino en las cosas que puede hacer sin ellas.

Esfuérzate por no caminar como tu hermano, ni a hablar como habla tu dirigente, ni a trabajar como trabaja el mediocre. Nunca hagas lo que otro. Nunca imites a nadie. Como ya sabes, no debes imitar al malo, pues el que lo imita, siempre lo supera, mientras que quien imita al bueno siempre se queda corto… No imites a nadie. Sé tú mismo. Muestra al mundo tu individualidad y él te bañará en oro.

El camino más seguro para condenarte a la mediocridad es realizar solamente el trabajo por el que se te paga.

Lo que obtienes con mayor dificultad, lo retienes durante más tiempo; como aquellos que ganan una fortuna son más cuidadosos con ella que aquellos que la heredan.

Quien teme encontrar algo, no debe esperar obtener lo otro.

Te di un poder más, un poder tan grande que ni los ángeles lo poseen. Te di… el poder de elección. Con este regalo te situé por encima de mis ángeles… ya que los ángeles no son libres para escoger el pecado. Te di dominio total sobre tu propio destino. Te dije que determinaras por ti mismo tu propia naturaleza de acuerdo, con tu propia voluntad. No siendo ni divino ni terrestre por naturaleza fuiste libre de modelarte en la forma en que prefirieras. Poseías el poder de elección para degenerar en la forma más baja de vida, pero también tenías el poder, fuera del juicio de tu alma, de renacer en la forma más elevada, que es divina. Nunca te he quitado tu gran poder, o sea, el de elección.

Recuerda al niño que dijo: “Cuando sea un niño grande”. ¿Pero que es eso? Los niños grandes dicen: “Cuando crezca”. Y los adultos dicen: “Cuando me case”. Pero, ¿después de todo, que es estar casado? El pensamiento entonces cambia a: “Cuando me jubile”. Y entonces, llega la jubilación y observa el panorama de lo hecho; un viento helado pasa sobre eso y de alguna forma lo ha perdido y se ha ido. Disfruta este día, hoy… y mañana disfruta mañana.

El vendedor más grande del mundo. Segunda Parte.

Og Mandino.

Vuelve el vendedor más grande del mundo para que en esta segunda parte y alentado por sus compañeros y amigos de vida, pueda transmitir sus propios principios aprendidos durante su exitosa comercial y personal, de la misma manera en que su maestro le entregó los primeros pergaminos. Creo que más bien Mandino aprovechó el éxito de la primera parte para escribir esta nueva entrega. Bueno creo que sus demás libros aprovechó lo mismo. Calificación de 7.0
El vendedor más grande del mundo. Segunda parte.

El vendedor más grande del mundo. Segunda parte.

Todas las personas opulentas tratan de salvar sus conciencias regalando oro para los pobres. Los ricos obtienen tanta satisfacción como los pobres con esas contribuciones, y se aseguran de que el mundo se entere de su magnífica generosidad, que para ellos sólo significa desprenderse de un puñado de céntimos.

Nunca se debe hacer esperar a un sueño.

Era la mejor forma que yo conocía de enseñarle el verdadero significado del amor… cuando alguien hace entrega de todo lo que puede dar para ayudar a otra persona, sin pensar siquiera en recibir ninguna recompensa por ello.

Dios jugó conmigo un partido de ajedrez, como lo ha hecho con tanta frecuencia a todo lo largo de mi vida. Estoy convencido de que en ocasiones interviene en todas nuestras vidas, haciendo que sucedan ciertas cosas. Después espera para ver cómo reaccionamos a su jugada. Algunos reaccionan en una forma que mejora su futuro; otros pueden devolver golpe por golpe, invadidos por la cólera y la desesperación; y también hay otros más que ni siquiera reaccionan.

Me siento sorprendido, constantemente sorprendido -declaró Séneca- al ver la ausencia de temor con que todos los seguidores de Jesús se han enfrentado a la muerte, en ocasiones a una horrenda muerte, en la arena, decapitados o incluso colgados de una cruz. Durante un mayor número de años de los que puedo contar, he estado escuchando rumores de que el cuerpo de Jesús fue retirado de la tumba por sus discípulos más allegados, que después ocultaron el cadáver, pretendiendo que El era Dios y que había resucitado de entre los muertos. Sin embargo, la semana pasada, aquí en Roma, el hombre que supuestamente siempre estuvo más cerca de Jesús, el apóstol Pedro, fue informado de que le perdonarían la vida si estaba dispuesto a reconocer, ante las autoridades, que Jesús no había resucitado de entre los muertos. Pedro fue crucificado, según me informaron, con la cabeza hacia abajo a petición suya, porque no quería morir en la misma forma en que murió Jesús. Ahora bien, si Pedro estaba enterado que el cuerpo de Jesús fue retirado de su tumba… y él, mejor que nadie debió estar al tanto de ese hecho, si es que en verdad sucedió… ¿por qué a pesar de todo estuvo dispuesto a morir defendiendo algo que era una mentira? Y ahora Pablo, un hombre con una mente tan brillante, también ha ofrendado su vida.

No hay paz sin problemas, descanso sin esfuerzo, risas sin pesadumbres, ni victorias sin luchas y que ese es el precio que todos debemos pagar por vivir.

La paciencia y el tiempo pueden lograr todavía más que la fuerza y la pasión.

Es fácil ir a la deriva de un día a otro. No se requiere ninguna habilidad, ningún esfuerzo y ningún dolor. Por otra parte, nunca es fácil fijarse metas para un día o para una semana, y alcanzar esos objetivos.

Todo lo que en verdad necesita cualquiera de nosotros para sentirnos realmente felices es algo con qué entusiasmarnos.

Si llegase a tropezar de vez en cuando, como les sucede hasta a los más talentosos, me levantaré y seguiré adelante con mi vida.

No hay nada más fácil que encontrar fallas en los demás. No se requiere ningún talento, ningún renunciamiento, ningún carácter para establecerse en el negocio de las quejas.

No hay mejor escuela que la adversidad. Toda derrota, toda angustia, toda pérdida, contiene su propia semilla, su propia lección sobre la forma de mejorar mi desempeño la próxima vez.

La experiencia es el más valioso extracto del sufrimiento y, no obstante, una de las condiciones más terribles de esta vida es que no es posible transferir su sabiduría a los demás. Todos deben asistir a su propia escuela, y las lecciones siempre son diferentes para cada persona. No hay otra forma. Sin embargo, la adversidad siempre es el primer sendero que conduce hacia la verdad.

La gema no puede pulirse sin tallarla y yo no puedo perfeccionarme sin pruebas. Reconozco que me ha hecho bien sentirme tostado por el calor y empapado por la lluvia de la vida y, no obstante debo confesar que todas las adversidades que he sufrido han ido seguidas de mis gritos de cólera y resentimiento contra el cielo. ¿Por qué Dios tenía que hacerme algo tan terribl? ¿Por qué Dios me privó de una cosa u otr, cuando era tan importante para mí? Ahora sé que no hay otras épocas en la vida en las que las oportunidades, las probabilidades de ser y de hacer, se reúnan con tanta bundancia alrededor de mi espíritu como cuando tiene que sufrir una crue adversidad. Entonces, todo depende de si levanto la cabeza o la bajo pidiendo ayuda. Si recurro a simples recursos y trucos, la oportunidad se habrá perdido para siempre y yo no resultaré más rico ni más grande, más bien quizá más duro, más pobre y más pequeño por mi dolor. Pero si me vuelvo hacia Dios, y lo haré de aquí en adelante, cualquier momento de adversidad puede transformarse en un triunfante punto crucial de mi vida.

Una recompensa suficiente por algo bien hecho es haberlo hecho.

La inmensa diferencia entre quienes triunfan y quienes fracasan no consiste en la cantidad de trabajo que desempeña cada uno de ellos sino en la cantidad de trabajo inteligente.

La persona que sabe hacer una cosa y la hacemejor que cualquier otro aun cuando sólo s etrate del arte de cultivar las lentejas, recibe la corona que merece.

La abeja no es el único insecto que visita a la rosa, pero sí es el único que se lleva la miel.

Hay dos clases de descontentos en este mundo, el descontento que trabaja y el descontento que se retuerce las manos. El primero obtiene lo que desea, mientras que el segundo pierde lo que posee. No existe cura alguna para el primero, como no sea el éxito, pero no existe ninguna cura para el segundo.

Tal vez actué de una manera demasiado cortante durante una disputa. Muy bien pude abstenerme de expresar mi opinión, pues fue hiriente y no hizo ningún bien. Lo que dije era verdad, pero las verdades no siempre deben pronunciarse. Debí refrenar mi lengua, puesto que no vale la pena discutir ya sea con las personas necias o con nuestros superiores.

Una de las mayores alegrías que todavía no hemos descubierto de esta vida, se deriva de todo lo que intentamos hasta el máximo de nuestras capacidades. Se experimenta un sentimiento muy especial de satisfacción, cierto ogrullo al inspeccionar un trabajo así, u trabajo bien terminado, completo, preciso, consumado en todas sus partes, que jamás podrá conocer la persona superficial que deja su trabajo terminado a medias, en una condición descuidada y desordenada. La terminación completa es lo que convierte a cualquier trabajo en una obra de arte. La tarea más insignificante, bien hecham se convierte en un milagro de logro.

Concédeme la fortaleza necesaria para enfrentarme a lo que venga, para que pueda ser valeroso frente al peligro, constante en la tribulación, templado en la cólera, y que siempre esté preparado para cualquier cambio de fortuna.

El vendedor más grande del mundo

Og Mandino.

Fue este primer libro que leí de Og Mandino y que me inició en el mundo de la lectura de superación personal. Llegó a mis manos en un préstamo en la prepa y he dedecir que la primera vez que lo leí, me cautivó. Ya después el impacto vino a menos al adquirir los siguientes libros del autor y darme cuenta que su guión era el mismo: un conjunto de ideas que debían ser repetidas para poder cambiar tu vida y alcanzar el éxito en cualquier área de tu vida. No por eso, algunas de sus ideas sí forman parte de mi vida, como el empezar ahora mismo, y saber que cualquier circunstancia, buena o mala, siempre pasará. Ya había olvidado el final del libro. De manera ficticia, el vendedor más grande del mundo entrega el secreto a quien debió encargarse de predicar el evangelio entre los gentiles. Gratos Recuerdos, calificacíon de 9.5.
El vendedor más grande del mundo

El vendedor más grande del mundo

Cada uno de nosotros es un vendedor, no importa cuál sea nuestra ocupación o profesión. Primero de todo debe efectuar la venta de sí mismo a sí mismo a fin de hallar la felicidad personal y la paz mental.

No, hijo mío, no aspires a las riquezas y no trabajes solo para enriquecerte. Esfuérzate por alcanzar la felicidad, por ser amado y amar, y lo que es de más importancia, procura con ahínco alcanzar la paz mental y la serenidad.

Los obstáculos son necesarios para el éxito, porque en las ventas, como en todas las carreras de importancia, se alcanza la victoria solo después de muchas luchas e incontables derrotas. Y sin embargo cada lucha, cada derrota, acrecienta la destreza y la fuerza, el valor y la resistencia, la habilidad y la confianza, de manera que cada obstáculo es un compañero dé armas que te obliga a ser mejor… o a abandonar la empresa. Cada desaire es una oportunidad de avanzar; si uno huye de los obstáculos o los evita, habrá echado a perder el futuro.

Nunca te avergüences de emprender algo aunque fracases, porque aquel que no ha fracasado nunca, no ha intentado tampoco nada.

El fracaso no te sobrecogerá nunca si tu determinación para alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa.

Elogiaré a mis enemigos y se convertirán en amigos míos. Animaré a mis amigos y se volverán mis hermanos. Ahondaré siempre en busca de razones para elogiar; nunca me allanaré a buscar excusas para el chisme. Cuando sienta la tentación de criticar, me morderé la lengua; cuando me sienta inspirado a elogiar, lo proclamaré a los cuatro vientos.

Amaré al que tiene ambiciones porque podrá inspirarme; amaré a los que han fracasado porque pueden enseñarme. Amaré a los reyes porque son solo humanos; amaré a los humildes porque son divinos. Amaré a los ricos porque sufren la soledad; amaré a los pobres porque son tantos. Amaré a los jóvenes por la fe a que se aferran; amaré a los ancianos por la sabiduría que comparten. Amaré a los hermosos por sus ojos de tristeza; amaré a los feos por sus almas saturadas de paz.

Así como el amor es el arma con la que me propongo abrir el corazón del hombre, el amor es también mi escudo para resistir los dardos de odio y las lanzas de ira.

Y principalmente me amaré a mí mismo. Porque cuando lo hago, vigilaré celosamente todo lo que entra en mi cuerpo, mi mente, mi alma y mi corazón. Nunca jamás mimaré los apetitos de la carne, sino que más bien trataré mi cuerpo con limpieza y moderación. Nunca permitiré que mi mente sea atraída por el mal y la desesperación, sino que más bien la estimularé con los conocimientos y la sabiduría de los siglos. Nunca le permitiré a mi alma que se vuelva complaciente y satisfecha; por el contrario la alimentaré con la meditación y la oración. No permitiré nunca que mi corazón se empequeñezca o se amargue; sino más bien lo compartiré y crecerá y alegrará la tierra.

Persistiré con la convicción de que cada vez que fracase en una venta, aumentarán las posibilidades de éxito en la tentativa siguiente. Toda vez que escuche un no, me aproximará al sonido de un sí. Toda vez que me encuentre con una mirada de desaprobación recordaré que sólo me prepara para la sonrisa que hallaré después. Cada desventura que me sobrevenga contendrá en sí la semilla de la buena suerte del mañana. Debo contemplar la noche para apreciar el día. Debo fracasar con frecuencia para tener éxito una sola vez. Persistiré hasta alcanzar el éxito.

Ni permitiré tampoco que los éxitos del ayer me hagan caer en el sopor de la complacencia del hoy, puesto que ésta es el gran fundamento del fracaso. Me olvidaré de los acontecimientos del día que ha pasado, ya fuesen buenos o malos, y saludaré el nuevo día con confianza de que éste será el mejor día de mi vida.

Desde el comienzo del mundo, nunca ha existido otro con mi mente, mi corazón, mis ojos, mis oídos, mis manos, mi cabello, mi boca. Nadie ha podido, ni puede ni podrá caminar y andar y moverse y pensar exactamente como yo. Todos los hombres son hermanos míos y sin embargo soy diferente de cada uno de ellos. Soy una criatura única. Soy el milagro más grande de la naturaleza.

Procuraré constantemente mejorar mis modales y atractivos, puesto que son el azúcar hacia la cual todos son atraídos.

Los problemas de mi casa los dejaré en casa. No pensaré en mi familia cuando estoy en el mercado, porque esto ensombrecerá mis pensamientos. De igual manera los problemas inherentes al mercado serán dejados en el mercado y no pensaré en mi profesión cuando estoy en mi casa, puesto que esto apagará mi amor. No hay lugar en el mercado para mi familia, ni hay lugar tampoco en mi casa para el mercado. Divorciaré al uno del otro y de esta manera permaneceré unido a ambos. Deben permanecer separados o morirá mi carrera. Esta es la paradoja de los siglos.

¿Puede la arena del mañana correr por el reloj antes que la de hoy? ¿Nacerá el sol dos veces esta mañana? ¿Puedo realizar las tareas del mañana mientras me hallo en la senda del hoy? ¿Puedo poner el oro del mañana en la bolsa del hoy? ¿Puede el niño del mañana nacer hoy? ¿Puede la muerte que se producirá mañana proyectar hacia atrás su sombra y oscurecer el gozo de hoy? ¿Debo preocuparme de acontecimientos que quizá nunca contemple? ¿Debo atormentarme con problemas que tal vez nunca ocurran? ¡No! El mañana yace sepultado con el ayer, y no pensaré más en él. Viviré este día de mi existencia.

Los deberes de hoy cumpliré hoy. Hoy acariciaré a mis hijos mientras son niños aún; mañana se habrán ido, y yo también. Hoy abrazaré a mi mujer y la besaré dulcemente; mañana ya no estará ni yo tampoco; hoy le prestaré ayuda al amigo necesitado; mañana ya no clamará pidiendo ayuda, ni tampoco yo podré oír su clamor. Hoy me sacrificaré y me consagraré al trabajo; mañana no tendré nada que dar, y no habrá nada que recibir.

Es una de las estratagemas de la naturaleza, escasamente comprendida, que cada día amanezco con estados de ánimo que han cambiado desde ayer. El gozo de ayer se convertirá en la tristeza de hoy; sin embargo la tristeza de hoy pasará a ser el gozo del mañana. Dentro de mí hay una rueda, que cambia constantemente de la tristeza al gozo, de los transportes de alegría a la depresión, de la felicidad a la melancolía. A igual que las flores, los capullos de gozo de hoy se marchitarán y abatirán, y sin embargo recordaré que las flores secas de hoy llevan la semilla del pimpollo del mañana; así también la tristeza de hoy contiene la simiente del gozo del mañana. Hoy seré dueño de mis emociones.

Si les ofrezco gozo y entusiasmo y claridad y alegría a mis clientes, reaccionarán con gozo y entusiasmo, claridad y alegría, y mi tiempo me producirá una cosecha de ventas y un granero de oro.

Débil es aquel que permite que sus pensamientos controlen sus acciones; fuerte es aquel que compele a sus acciones que controlen sus pensamientos.

Si me siento deprimido cantaré.
Si me siento triste reiré.
Si me siento enfermo redoblaré mi trabajo.
Si siento miedo me lanzaré adelante.
Si me siento inferior vestiré ropas nuevas.
Si me siento inseguro levantaré la voz.
Si siento pobreza pensaré en la riqueza futura.
Si me siento incompetente recordaré éxitos del pasado.
Si me siento insignificante recordaré mis metas.
Si se apodera de mí la confianza excesiva, recordaré mis fracasos.
Si me siento inclinado a entregarme con exceso a la buena vida, recordaré hambres pasadas.
Si siento complacencia, recordaré mis competidores.
Si disfruto de momentos de grandeza, recordaré momentos de vergüenza.
Si me siento todopoderoso, procuraré detener el viento.
Si alcanzo grandes riquezas, recordaré una boca hambrienta.
Si me siento orgulloso en exceso, recordaré un momento de debilidad.
Si pienso que mi habilidad no tiene igual, contemplaré las estrellas.

Comprenderé también y reconoceré los estados de ánimo de aquel a quien visite. Toleraré su enojo y su irritación de hoy porque no sabe el secreto de dominar su mente. Puedo resistir sus saetas e insultos porque ahora sé que mañana cambiará y será un gozo visitarlo.

Me reiré de mí mismo porque el hombre es lo más cómico cuando se toma demasiado en serio. Nunca caeré en esta trampa de la mente. Porque aunque sea el más grande milagro de la naturaleza, ¿no soy aún un mero grano de arena sacudido por los vientos del tiempo? ¿Sé en realidad de dónde vine y a dónde voy? ¿Mi preocupación por este día no parecerá nada dentro de diez años? ¿Por qué permitiré, que los acontecimientos insignificantes del hoy me perturben? ¿Qué puede acontecer antes de que se ponga este sol que no parecerá insignificante en el río de los siglos? Me reiré del mundo.

Porque todas las cosas mundanales cesarán, cuando me sienta profundamente acongojado me consolaré pensando que esto pasará también; cuando me sienta orgulloso del éxito me advertiré que esto pasará también. Cuando me sienta oprimido por la pobreza me diré que esto pasará también; cuando esté agobiado de riquezas Recordaré que esto pasará también.

Nunca trabajaré para ser feliz; más bien trabajaré con ahínco para no estar triste.

Soy como un grano de trigo, con una diferencia. El trigo no puede escoger ser de alimento para los puercos, molido para el pan, o plantado para que se multiplique. Yo tengo la facultad de elección y no permitiré que mi vida sea alimento de los puercos ni dejaré que sea molida bajo las piedras del fracaso y la desesperación, y así quebrantado, ser devorado por la voluntad de otros. Hoy multiplicaré mi valor en un ciento por ciento.

Nunca me preocuparé de que mis metas sean demasiado elevadas, puesto que ¿no es mejor acaso apuntar mi lanza a la luna y herir solo a un águila que apuntar mi lanza al águila y pegarle solo a una roca?

Sólo el gusano está libre de la preocupación de tropezar. Y yo no soy gusano.

Siempre extenderé mi brazo más allá de lo que está a mi alcance.

La felicidad, en realidad, quizá no sea el fruto arrancado mediante mi acción, y sin embargo sin la acción todo fruto morirá en su tallo. Procederé ahora mismo.

El éxito no esperará. Si demoro, será como una novia que se casará con otro y la perderé para siempre. Ahora es el momento oportuno, éste es el lugar, yo soy el hombre.

De aquí en adelante oraré, pero mis clamores pidiendo ayuda serán solo clamores pidiendo dirección.

Nunca oraré pidiendo las cosas materiales de este mundo. No estoy llamando a un sirviente para que me traiga alimentos. No le estoy ordenando a un fondista o mesonero para que me proporcione habitación. No pediré jamás que se me otorgue oro, o amor, o buena salud, o victorias mezquinas, o la fama, o el éxito o la felicidad. Sólo oraré por directivas y orientaciones, para que se me señale el camino para adquirir estas cosas, y mi oración será contestada siempre. Quizá recibiré la dirección y orientación que busco, o tal vez no, pero ¿no son estas dos cosas una respuesta? Si el niño le pide pan a su padre, y el padre no se lo da, ¿no le ha respondido el padre?

El Don del Orador

Og Mandino.

Nuevamente un libro de años maravillosos. Una de las cosas que este libro me hizo recordar es la cantidad de descripciones que el autor realiza sobre los lugares, nombres de calles, marcas de ropa, autos, tiendas; uno termina por darse cuenta que se trata de Mandino. El mensaje central, el mismo de sus libros: pequeñas frases que pueden cambiar tu vida. Calificación de 7.0
El Don del Orador

El Don del Orador

Me sucede lo mismo. No reconozco a nadie. Vamos a engrentarlo, ni siquiera reconocemos a las nuevas estrellas de cine. Nuestro viejo mundo continúa cambiando pero no parece que progrese mucho. No puedo creer que no volveremos a ver un catálogo Sears o que IBM está en dificultades o que tendremos diez millones de desempleados o que ahora repartimos condones en la escuela secundaria.

Hay días en nuestras vidas en que, sin importar lo profesionales, dinámicos e impresionantes que hayan sido nuestros récords pasados y actuaciones, hubiera sido mejor permanecer en la cama. Todos nosotros, incluyendo al más poderoso, tenemos días malos.

Por lo tanto, vamos a insistir… y a tener fe. No olvides ese sueño extraño que tuve y la voz que prometió que mañana sería el día. ¡Hoy es mañana… y todavía no termina!

Nunca hagas las cosas incompletas, nunca descuiden las cosas pequeñas. La mayoría de nosotros viola esta pequeña regla muchas más veces de lo que comprendemos, al apresurarnos cada día, sin darnos cuenta de que hacemos mucho daño a nuestras carreras. Hace varios años, el gran lírico, Osear Hammerstein, volaba con un amigo íntimo en un viaje sobre él puéTío de Nueva York para admirar el paisaje desde un pequeño avión de dos plazas. Cuando al fin se acercaron a la Estatua de la Libertad, que se erguía alta y orgullosa a más de trescientos pies sobre el nivel del mar, el amigo de Oscar ladeó el avión de tal manera que pudiera mirar directamente la cabeza de la Estatua de la Libertad y lo que vio lo sorprendió. Recordó que este regalo magnífico del pueblo de Francia había sido colocado en el puerto en 1886. Al mirar hacia abajo, pudo ver que cada rizo y trenza de cabello en la parte superior de la cabeza de la dama estaba perfectamente tallado y pulido, al igual que todos los detalles finos del rostro, cuerpo y vestido. ¡En 1886 no había aviones! Frédereic-Auguste Bartholdi el creador de la estatua, pudo haberse ahorrado meses de tediosa labor y gastos costosos al esculpir y pulir muy poco la parte superior de la cabeza de la Estatua de la Libertad, pensando que nadie vería lo que omitiera allí, excepto quizá algunas gaviotas. ¡Sin embargo, a pesar de todo… cada rizo y trenza se encuentra perfectamente detallado y en su sitio! ¡No tiene áreas ásperas o sin terminar! ¡Nunca, nunca, descuiden las cosas pequeñas! El hacerlo puede convertir el éxito potencial en fracaso.

¡Si se han estado ocultando detrás del “trabajo laborioso”, no continúen haciéndolo! Es algo que todos hacemos de vez en cuando, pero con seguridad, eso puede frenar una carrera prometedora y, con frecuencia, lo ha hecho. Conocen muy bien el escenario. Se encuentran ante un desafío real, un proyecto de alguna clase que es tan grande e importante, que podría lograr un cambio en su vida, si lo manejan bien. ¿Qué dicen? “Lo lamento, en realidad me gustaría tratar eso ahora, pero estoy muy ocupado. ¿Tal vez después?” No están demasiado ocupados. Se están ocultando… ocultando detrás de pilas de proyectos sin importancia, papeles y expedientes que no tienen trascendencia en el contexto más amplio de las cosas. Dejen de evitar la oportunidad. ¡Nunca se oculten de nuevo detrás del “trabajo laborioso”!

Nunca cometan un acto al que tengan que mirar de nuevo con lágrimas y lamentarse porque violaron una ley de Dios o del hombre. Su tesoro más precioso es el respeto por sí mismos. Protéjanlo con toda su fuerza.

Todos compartimos al mismo Dios. Algún día, la gente de este pequeño mundo dejará de maldecir, herir y matarse mutuamente y comprenderá que todos tenemos el mismo origen, sin importar lo diferente que sea nuestro exterior. En verdad, todos somos hermanos y hermanas. Todos lloramos, todos sonreímos, todos sentimos dolor, todos sentimos hambre. Ninguno de nosotros debe colocar la cabeza sobre la almohada por la noche, sin planear llegar a otro ser humano durante el siguiente día. Incluso algo tan insignificante como un abrazo, si no se tiene otra cosa que compartir, puede ser un regalo precioso.

Esos vagabundos que vimos esta mañana, cuando tenían diez años de edad, nunca esperaron encontrarse de pie algún día en una esquina concurrida de Manhattan, mendigando.

No lo doy. Únicamente hago algunas inversiones en la gente. No es gran cosa. Hay un viejo dicho que nos dice que sólo somos ricos a través de lo que damos y pobres sólo a través de lo que conservamos. Cualquier forma de caridad es apenas un poco de amor en acción, eso es todo.

La mayoría de nuestros infortunios surgen de no saber cómo vivir tranquilamente en casa, en nuestras propias habitaciones.

Una de las mayores diferencias entre el fracaso y el éxito es que la persona exitosa desempeña tareas que la persona fracasada evita. El trabajo desempeñado con rapidez, los atajos tomados, la falta de atención a los detalles… todas estas cosas pueden finalmente causar gran daño a tu carrera. Recuerda constantemente que si es parte de tu trabajo, por pequeña que sea una tarea, entonces, es importante. La historia todavía nos recuerda las antiguas batallas que se perdieron porque faltó un clavo a la herradura de un caballo. Nunca descuides las cosas pequeñas.

El don de la estrella.

Og Mandino y Buddy Kaye.

Novela que retrata la vida de dos pequeños huérfanos del polo norte. La necesidad los obliga a realizar una proeza inexplicable: bajar una estrella del cielo para sobrevivir al invierno polar. Sin embargo, ahora tienen que asumir responsabilidades, tomar decisiones y librarse de envidias y celos. A cambio, la estrella promete un don especial, el cual debe ser transmitido a la humanidad. Og Mandino con su clásico estilo nos deja saber algunos consejos para nuestra vida. De mi etapa de lecturas de superación personal, una novela fantástica con calificación de 7.0. Mención aparte merece el tiempo récord en que leí este libro: un día en mi asignación de proyecto a Xochimilco!
El don de la estrella

El don de la estrella

Lo que es preciso hacer, hay que hacerlo.

Siempre recibo una respuesta… pero como los planes de Dios no son reconocidos para ninguno de nosotros, a veces su respuesta es “no”.

Uno debe estar preparado para lo peor en todo momento.

No hay acusador tan fuerte como la consciencia que mora en nuestro interior.

No es necesario que seas rico o famoso o un genio para cumplir tu destino. Todo lo que se te pide es que utilices los dones que tienes… lo mejor que puedas.

La lucha es el único camino seguro para cualquiera que deba desarrollar toda su capacidad.

… la riqueza y la fama son tan efímeras como el viento… Cualquier cosa que quieras de la vida, no olvides jamás que si tienes que trabajar con ahínco para conseguirla…y luego con mayor ahínco para conservarla…

Es ya mas tarde de lo que piensas, pues tu vida terrena, en el mejor de los casos, no es mas que un parpadeo entre dos eternidades. Desecha todo temor.

Haz aquello que temes y aprecia con orgullo esas victorias.

Concentra tu energía. Estar en todas partes es tanto como no estar en ninguna.

Antes de permitir que tu corazón se aficione demasiado a algo, examina la felicidad de que gozan los que ya tienen lo que tu deseas.

Todos los grandes éxitos resultan de trabajar y saber esperar. Sé paciente. Los retrasos de Dios no son negativas. Espera. Mantente firme.

Nunca culpes a los demás por tu situación. Eres lo que eres por decisión tuya; eso es todo.

La ansiedad es la herrumbre de la vida y cuando agregas las cargas de mañana a las de hoy, su peso resulta intolerable.

Operación: Jesucristo.

Y al tercer día…
Og Mandino.

Novela con tintes históricos en la que un escritor de novelas policiacas y escéptico en cuanto a la resurrección de Jesús, es enviado al año 36 d.C con el fin de encabezar una investigación, llamada Misión Jesucristo y que busca demostrar la falsedad de la resurrección. Así, se ve de frente con las personas que estuvieron en esos días anteriores y posteriores a la muerte de Cristo; cara a cara intenta descubrir quién robó el cuerpo de Jesús: los apóstoles Pedro, Santiago, Juan, Mateo entre otros, Marta y María hermanas de Lázaro,María Magdalena. Enfrenta a Caifás y las irregularidades que en el juicio cometió, a Poncio Pilato y sus miedos… todo para que al final encuentre la verdad que no quiere aceptar.
Calificación de 10.
Operación Jesucristo

Operación Jesucristo

En verdad, qué pedantes nos vuelve un poco de cultura.

… la broma más triste del destino es la concesión de nuestros deseos.

El éxito […] nos hace a todos prisioneros de nuestros propios logros.

… la palabra griega que significa “pez”. Sus letras también forman un acróstico con las iniciales de las cinco palabras griegas que significan “Jesús el Cristo, Hijo de Dios, Salvador”.

Mirando hacía atrás, es más sencillo ver y comprender cosas que, cuando suceden, no ofrecen ningún indicio de su significado oculto.

¡Mizpah! El Señor vigile entre tu y yo cuando estemos separados uno del otro.

¿Quién de nosotros puede decir por qué nos convertimos en lo que somos?

Matías, él jamás se ha ido; está siempre conmigo. Me guía siempre, aún en este momento, mientras estoy hablando contigo. Prometió que cuando fuésemos llevados delante de los gentiles, por causa suya, no debíamos pensar en las palabras que hablábamos, ya que en esa misma hora nos serían concedidas por el espíritu de nuestro Padre, quién hablaría a través de nosotros.

Isaías predijo, sabiamente, que algún día Manasés le daría muerte; dicha profecía se convirtió en realidad más adelante, cuando Isaías fe atado bajo la hoja de una sierra y cortado en dos. Y, sin embargo, las palabras poderosas de Isaías se han preservado hasta nuestros días, ya que escogió e instruyó a algunos de sus discípulos a fin de que transmitieran su palabra, anotando los hechos de su maestro en papiro y cuero, de manera que puediesen vivir para siempre. Isaías pronunció estas palabras: “Encerraré mi testimonio y
sellaré mis enseñanzas en el corazón de mis discípulos”.

Solamente vivo un día a la vez. Jesús nos dijo que no debíamos pensar en el mañana, ya que el mañana se hará cargo de las cosas por sí solo. Basta con el mal que se vive en un día.

[Dice Marta] Como una tonta traré de impedirselo. Le dije a Jesús que con toda seguridad el cadáver ya apestaba, puesto que nuestro hermano había muerto hacía cuatro días. Colocó su mano sobre mi hombro, y nuevamente me dijo que si creía, vería la Gloria de Dios.

Ninguno de los nueve que huyeron del huerto [de Getsemaní] pudo haber retirado el cuerpo de Jesús de la tumba. Mateo te dijo que todos huyeron del huerto y después de ocultaron en el bosque durante dos días. Después Santiago, el hijo del trueno, corroboró el testimonio de Mateo, y las hermanas han confirmado el de ambos hombres. Ahora, ya tienes dos razones de por qué esos nueve apóstoles no puedieron estar implicados en el acto que yú sospechabas habían cometido. En primer lugar, no estaban enterados de que Jesús había muerto y había sido sepultado, y sólo lo supieron hasta después de que se descubrió la tumba vacía; en segundo lugar, estaban demasiado atemorizados y quebrantados de espíritu para hacer cualquier cosa al respecto, aun si lo hubieran sabido.

Un milagro es una expresión de la voluntad y los propósitos de Dios y, cuando somos testigos de uno, nos ofrece una fe renovada de que siempre está con nosotros.

Matías -casi susurró-, hubiera creído que Jesús es el Cristo sin un solo milagro. Tan sólo sus palabras lo colocaban muy por encima de cualquier profeta que jamás haya vivido.

Matías, creo que aún no has llegado a comprender la naturaleza de los milagros. El poder para hacerlos no proviene de la propia fe, sino de Dios. No obstante, debe existir la fe, a fin de que tu corazón y tu alma estén abiertos para que Dios pueda penetrar en ellos. Solamente así, cuando el reino de Dios esté dentro de ti, pueden moverse las montañas.

¿Un choque? La huída máxima de la mente para escapar al dolor físico o al golpe devastador de un acontecimiento inesperado y abrumador, que se presenta como algo sorpresivo para la psiquis y que, por lo general, se caracteriza por una disminución de la presión sanguínea, un pulso débil y acelerado y, con frecuencia, acompañado por la inconsciencia.

… en el pasado, siempre que un movimiento rebelde quedaba fuera de control, la forma más segura de ponerle fin era colgando a su dirigente de una cruz de madera. Me dijo que esto no sucedió cuando Jesús fue ejecutado; por el contrario, seis años después de que Pilato lo crucificó, el movimiento ha crecido tanto que ya sobrepasa las fronteras de este país y aún prospera en Antioquía bajo las mismas narices del gobernador. Dijo que cualquier hombre capaz de inspirar esa clase de adhesión tanto tiempo después de su muerte, quizá haya sido el más grande de los profetas nacidos aquí, así que sugirió que tal vez podría incluir la historia de Jesús junto con las de otros.

[Dirigiéndose a Caifas] En primer lugar, la captura de Jesús fue ilegal, de acuerdo con tus propias leyes. Ante el sanedrín jamás se presentó ningún cargo criminal, a fin de que fuera expedida una orden de aprehensión, de manera que la captura se efectuó sin ninguna orden, y cuando Jesús fue detenido, no se le informó de qué crimen lo acusaban; la captura tuvo lugar por la noche e involucró la traición de alguien, todo está prohibido por sus códigos.[…] Juzgaron a Jesús durante la noche, y en tu mishná está escrito que una ofensa capital puede juzgarse durante el día, pero que debe suspenderse por la noche. También especifica que ningún caso que involucre la vida de un hombre puede juzgarse el día antes del sabat, no obstante Jesús fue juzgado en las primeras horas del día anterior al sabat. Además, hay una ley que prohibe que un familiar, amigo o enemigo del acusado se siente a juzgarlo, y sin embargo, según tus propias palabras, muchos de los que se encontraban aquí esa noche, incluyéndote a ti, durante semanas habían planeado la destrucción de Jesús. […] ¿Testigos? -grité, y mi voz hizo eco en ese cubo de piedra-. De acuerdo con tus leyes, está escrito: “Por la boca de dos o tres testigos, aquel que sea merecedor de la muerte será condenado; pero por la boca de un testigo, no podrá ser condenado a muerte”. Según tú mismo has admitido, fuiste incapaz de encontrar a dos testigos que estuvieran de acuerdo, y, ¡puesto que el poder de acusar corresponde exclusivamente a los testigos, ni siquiera tenías un caso!. -Pero el hombre confesó… -Su confesión no era de ninguna utilidad para ustedes ¡y tu lo sabías! Tu ley dice que nadie puede acusarse a sí mismo, pero que si lo hace, aún así esa acusación no puede emplearse en su contra, a menos que esté corroborada por otros dos testigos. Y lo que es más, estabas violando otra ley al interrogar a Jesús, ya que, tu codigo prohibe, expresamente, hacer al testigo una pregunta que lo pueda condenar si responde a ella.[…] Tú me dijiste que cuando le preguntaste al sanedrín cuál era su veredicto, después de la respuesta de Jesús, todos gritaron: “¡Es reo de muerte!” Se requiere una mayoría de un voto para absolver, de dos para condenar, pero ¡tu mishná sagrada también estipula que un veredicto unánima de culpabilidad tiene el efecto de una absolución, y que esta prohibida la sentencia de muerte![…] Jesús fue juzgado y condenado en una sola sesión del sanedrín: también eso es ilegal. Tu mishná dice que un caso criminal que termina con la absolución del acusado puede llegar a su fin el día que se inició, pero que si se pronuncia una sentencia de muerte el juicio no puede concluir antes del día siguiente, a fin de estudiar a fondo la evidencia. Y además, de acuerdo con tu propia historia, después de haber encontrado culpable a Jesús se olvidaron de dictar una sentencia formal.

… la percepción retrospectiva es el mejor profeta de todos.

El reino de Dios está en tu interior, justamente donde Jesús dijo que está.

Dios no selecciona a sus mensajeros por los títulos que tienen o por el oro que hay en sus arcas, ni por los estudios en los que se distinguieron en la escuela.

Al descubrir cuánto amas verdaderamente a tu esposa y a tus hijos, encontraste a Dios. ¡Dios es amor! Si nos amamos los unos a los otros, Dios mora en nosotros; no es posible tener una cosa sin la otra. Y cuando conocemos el amor, también hemos encontrado el Reino que muchos, que no puede comprender este secreto tan sencillo, jamás encontrarán.

No dejó atrás oro ni plata, ni tierras, ni esposa, ni hijos, ningún manuscrito ni obras de arte, ni tampoco un cargo de autoridad o un título. Lo que es más, ni siquiera permaneció entre nosotros durante mucho tiempo. Casi todos los hombres cuyas palabras o acciones han cambiado el curso de nuestro mundo, han requerido seis o siete décadas, a veces más, con el fin de lograr lo que se han propuesto. Y aún su obras, tan grandiosas en su época, pronto se desvanecen de nuestra memoria. Este hombre murió cuando apenas contaba con poco más de treinta años de edad y, no obstante nada de lo que dijo o lo que hizo ha menguado ni siquiera un poco.

Una cosa es contemplar la verdad a través de unos ojos que antes estuvieron ciegos, pero otra mucho mejor todavía es comprender la verdad que uno ve.

El instinto de conservación es tan poderoso que puede convertirnos a casi todos en cobardes.