Momo.

Michael Ende.

Otro de los primero libros que leí. Ampliamente recomendada, se trata de una novela-cuento infantil pero que debiera ser leído por todos los adultos para darnos cuenta que conforme uno crece, el tiempo se nos va haciendo mas corto por gastarlo en banalidades y para lo verdaderamente importante, no tenemos. Será que los hombres grises se han adueñado del tiempo de los hombre y ahora se requieren varias Momos para ayudarnos. Calificación de 9.0
Momo

Momo

Así podían operar en la clandestinidad, precisamente porque no se ocultaban.

Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco, porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora.

Pues en su opinión, todas las desgracias del mundo nacían de las muchas mentiras, las dichas a propósito, pero también las involuntarias, causadas por la prisa o la imprecisión.

… de todo el tiempo que ahorraba, no le quedaba nunca nada.

Cada vez era más frecuente que los niños trajeran toda clase de juguetes con los que no se podía jugar de verdad, como, por ejemplo, un tanque de mando a distancia, que se podía hacer dar vueltas, pero que no servía para nada más. O un pequeño robot, que se paseaba con los ojos encendidos y giraba la cabeza a uno y otro lado, pero que no se podía aprovechar para
nada más.

Los niños son mucho más difíciles de empujar al ahorro de tiempo que todos los demás hombres.

[Los hombres] Prefieren creer a aquellos que les dan miedo.

… lo más peligroso que existe en la vida son las ilusiones que se cumplen.

… hay riquezas que lo matan a uno si no puede compartirlas.

… el verdadero tiempo no se puede medir por el reloj o el calendario.

Anuncios