Actitud de Vencedor

John C Maxwell

Actitud de vencedor

Actitud de vencedor

El autor nos proporciona una guía para poder modificar nuestra actitud y enfrentar de manera distinta las situaciones de la vida. Estas sugerencias se basan en tres aspectos principales: Que salga de nosotros el querer cambiar de actitud, Que aprovechemos las oportunidades y que nuestra relación con Dios sea la base de todo. Calificación de 8

«Capacidad es lo que le permite hacer algo. Motivación es lo que determina lo que usted hace. Actitud es lo que determina cuán bien lo hace». Lou Holtz Entrenador del equipo de fútbol de Notre Dame.

La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta. Es por eso que a la actitud se la ve sin decir una sola palabra. ¿No hemos visto la cara hundida del malhumorado, o la mandíbula saliente del decidido? De todas las cosas que usamos, nuestra expresión es la más importante.

Como la actitud se expresa con frecuencia en nuestro lenguaje corporal y se nota en la expresión de nuestro rostro, puede ser contagiosa. ¿Han notado lo que sucede a un grupo de gente cuando una persona, por su expresión, revela una actitud negativa? O, ¿han notado el estímulo que reciben cuando la expresión facial de un amigo muestra amor y aceptación?

A veces la actitud puede simularse exteriormente engañando a los demás. Pero por lo general este fingimiento no dura mucho. La actitud siempre trata de aflorar.

Muchas veces nuestros problemas nos alejan de Jesús en vez de acercarnos a Él. La renovación comienza cuando nos concentramos en el poder de Dios y no en nuestros problemas.

Al mundo no le importa si nos libramos o no de la prisión. Él sigue su marcha. Adoptar una actitud buena y saludable hacia la vida no afecta tanto a la sociedad como nos afecta a nosotros. El cambio no viene de otros, viene de nosotros.

La gente es chistosa: quieren un asiento en la parte delantera del bus, en la parte trasera de la iglesia y en medio de la carretera. Dígale a un hombre que hay 300 billones de estrellas y le creerá, pero dígale al mismo hombre que una banca está recién pintada, y tiene que tocarla para asegurarse.

El Stanford Research Institute dice que el dinero que usted gana en cualquier empresa está determinado únicamente por el 12, 5% del conocimiento y el 87, 5% de su habilidad para tratar con la gente.

Tenemos como ejemplo la historia de dos vendedores de zapatos que fueron enviados a una isla a vender. El primero, apenas llegó, se sintió desalentado al darse cuenta que nadie, en la isla, usaba zapatos. Inmediatamente envió un telegrama a su oficina en Chicago diciendo: «Regresaré mañana. Nadie usa zapatos aquí». El segundo vendedor se emocionó mucho cuando vio lo mismo. Inmediatamente envió un telegrama a su oficina en Chicago, diciendo: «Por favor, envíenme 10:000 pares de zapatos. Todo el mundo aquí los necesita».

Cuando Dios quiere educar a un hombre no lo envía a una escuela de gracias, sino de necesidades. Pasando por el pozo y el calabozo es que Josué llegó al trono de Egipto. Moisés pastoreaba ovejas en el desierto antes que Dios lo llamara a su servicio. Pedro, humillado y arrepentido por negar a Cristo, aceptó el llamamiento «apacienta mis ovejas». Oseas fue amado y cuidado por una mujer infiel que estaba fuera de la obediencia a Dios.

Cuando Goliat vino contra los israelitas, todos los soldados pensaron: Es tan grande que jamás podremos matarlo. David miró al mismo gigante y pensó Es tan grande que no puedo perder.

Según una teoría de aerodinámica, demostrada en pruebas realizadas en el túnel de viento, el abejorro es incapaz de volar. Debido al tamaño, peso y forma de su cuerpo en relación con la envergadura de las alas desplegadas, el volar es científicamente imposible para él. El abejorro, ignorando esta teoría científica va y vuela de cualquier manera y hace miel todos los días.

Nuestra actitud no es automáticamente buena por el solo hecho de que seamos cristianos

Casi siempre pasamos por alto el verdadero significado de la historia del hijo pródigo. Olvidamos que no tenemos uno sino dos pródigos. El hermano más joven era culpable de los pecados de la carne, mientras que el hermano mayor era culpable de los pecados del espíritu (actitud). Cuando la parábola termina, es el hermano mayor el que está fuera de la casa del padre.

De esa manera comenzaron las lecciones. Después de varias semanas me di cuenta que es más difícil aprender algo equivocado, luego olvidarlo y volver a aprenderlo, que aprenderlo correctamente desde la primera vez.

Una persona con lo que se llama un temperamento colérico demuestra casi siempre actitudes de perseverancia y agresividad. Una persona con temperamento sanguíneo será por lo general positiva y verá siempre el lado optimista de la vida. Los que tienen temperamento introspectivo melancólico serán a veces negativos, mientras que el flemático dirá: «Fácilmente viene, fácilmente va».

Otro pastor contó al grupo acerca de sus primeros días en el seminario. Se sentía abrumado e intimidado por esa nueva experiencia. El peso del trabajo le parecía imposible de soportar. Había que leer miles de páginas, palabras griegas que aprender, versículos bíblicos que memorizar y papeles que escribir. Aunque no había contado a nadie la presión que sentía, era obvio que lo notaban. Uno de los estudiantes se levantó, puso su brazo sobre su hombro, y le dijo: «Amigo, quiero decirte algo. No importa cuán grande sea la roca. Si sólo te preocupas por golpearla, el momento menos pensado se hará pedazos». El pastor dijo: «De pronto, la inmensa roca me pareció controlable y comencé a golpearla firme y constantemente, poco a poco. Y en efecto, tal como había sido programado, tres años más tarde la roca se hizo pedazos, y eso se llamó graduación. Las palabras que oí aquella ocasión fueron reconfortantes en vez de hirientes».

Las palabras son poderosas… sin embargo, no tienen sentido hasta que se añaden a un contexto. Las mismas palabras, viniendo de dos diferentes personas, rara vez se reciben de la misma manera. Las mismas palabras en frases diferentes rara vez causan el mismo impacto. Las mismas palabras, viniendo de la misma persona, se interpretan a la luz de la actitud del que las pronuncia.

Me gusta la autoestima que demostró el pequeño que emocionadamente arrancó una planta de maíz de raíz. Cuando su padre lo felicitó, estaba radiante. «Solamente piensa», dijo, «¡el mundo entero lo tenía sostenido por el otro lado!»

El principio obra en reversa también. La manera como nos vemos refleja cómo nos ven los demás.

Como padre, es imposible que pueda proteger a sus hijos de las experiencias que podrían ser negativas. Por lo tanto es esencial preparar encuentros positivos que fortalecerán su autoimagen y su confianza. Tanto las experiencias positivas como las negativas deben usarse como herramientas para preparar a los hijos para la vida.

Experiencias nuevas + enseñanzas prácticas x amor = Crecimiento.

Nuestra reacción natural es saltar en el paracaídas de nuestra actitud correcta para compensar nuestros problemas. En nuestro vuelo por la vida nuestra actitud es más crítica durante los tiempos difíciles. Es entonces cuando tenemos la tentación de caer en el pánico y tomar decisiones con una actitud equivocada. Cuando nos estrellamos, ese es el resultado de una reacción equivocada, no de la turbulencia. ¿Cuántas veces hemos visto «hacer una montaña de un grano de arena», haciendo que la solución sea más peligrosa que el problema mismo?

Hay una expresión que uso frecuentemente cuando siento que las dificultades me abruman. Cuando ya he tenido suficiente digo: «¡Esto también pasará!» Esa breve declaración funciona en verdad. Me ayuda a tener otra perspectiva de mi situación.

Muchas veces no es el tamaño del problema sino su extensión lo que pesa tanto sobre nosotros.

Decisión equivocada en el tiempo equivocado = desastre.
Decisión equivocada en el tiempo correcto = equivocación
Decisión correcta en el tiempo equivocado = desaprobación
Decisión correcta en el tiempo correcto = éxito

Lo que realmente importa es lo que sucede en nosotros, no a nosotros

La mayoría de las personas rara vez valoran su buena salud, hasta que no se enferman.

Si usted es sabio, olvídese de la grandeza. Olvide sus derechos, pero recuerde sus responsabilidades. Olvide sus inconveniencias, pero recuerde sus bendiciones. Olvide sus propios logros, pero recuerde su deuda con los demás. Olvide sus privilegios, pero recuerde sus obligaciones.

Reír es correr el riesgo de parecer tonto.
Llorar es correr el riesgo de parecer sentimental.
Acercarse a otro es correr el riesgo de involucrarse.
Demostrar sus sentimientos es correr el riesgo de demostrar su verdadero yo.
Poner sus ideas, sus sueños, delante de la gente es correr el riesgo de perderlos.
Amar es correr el riesgo de no ser amado.
Vivir es correr el riesgo de morir.
Esperar es correr el riesgo de desesperar.
Tratar es correr el riesgo de fracasar.

Señor, ¿quieres decirme algo? Porque…

El fracaso no significa que soy un fracasado; significa que todavía no he triunfado.
El fracaso no significa que no he logrado nada; significa que he aprendido algo.
El fracaso no significa que he sido un tonto; significa que tuve suficiente fe para experimentar.
El fracaso no significa que he sido desgraciado; significa que me atreví a probar.
El fracaso no significa que no lo tengo; significa que lo tengo de una manera diferente.
El fracaso no significa que soy inferior; significa que no soy perfecto.
El fracaso no significa que he desperdiciado mi tiempo; significa que tengo una excusa para comenzar otra vez.
El fracaso no significa que debo darme por vencido; significa que debo tratar con más ahínco.
El fracaso no significa que nunca lo haré; significa que necesito más paciencia.
El fracaso no significa que me has abandonado; significa que debes tener una mejor idea para mí. Amén.

No conquistamos por la inteligencia. Conquistamos por la persistencia.

Cuando carecemos de propósito carecemos de realización.

Abraham falló en una hora de emergencia, y en su debilidad dejó que un rey pensara que Sara, su esposa, era su hermana. Jacob engañó a su hermano y le quitó los derechos de primogenitura; Moisés perdió, por su impaciencia, el derecho de entrar en la tierra prometida; y David, el hombre «según el corazón de Dios», manchó su nombre con adulterio y asesinato. Elías también estuvo trastornado y oró pidiendo su muerte. Pero —y esto es lo más importante de todo— todos estos hombres, después de estas tragedias, siguieron adelante y ganaron grandes victorias

¿Qué son los problemas?
Los que predicen: Ayudan a moldear nuestro futuro.
Los que recuerdan: No somos suficientes. Necesitamos que Dios y los demás nos ayuden.
Son oportunidades: Nos sacan de la rutina y nos hacen pensar creativamente.
Son bendiciones: Nos abren puertas por las que, por lo general, no hubiéramos pasado.
Son lecciones: Cada nuevo reto será un maestro para nosotros.
Están en todas partes: Ningún lugar o persona está excluido de ellos.
Son mensajes: Nos advierten sobre desastres potenciales.
Son solucionables: Ningún problema es sin solución.

No resistimos a nada tanto como al cambio. Muchas veces disfrutamos la recompensa del cambio, pero resistimos su proceso. Somos criaturas de hábito. Primero los formamos, luego nuestros hábitos nos forman. Somos lo que hacemos repetidamente. Es fácil ver nuestro mundo solamente desde nuestra perspectiva. Cuando eso ocurre nos estancamos y estrechamos.

El doctor G. Campbell Morgan cuenta de un hombre cuya tienda se había quemado en el gran incendio de Chicago. Llegó a las ruinas, al siguiente día, llevando una tabla. La colocó en medio de los escombros y escribió sobre ella la siguiente leyenda: «Perdido todo, menos esposa, hijos y esperanza. El negocio abrirá, como de costumbre, mañana por la mañana».

Cada generación tiene tres funciones específicas que cumplir: (1) conservar, (2) criticar, (3) crear.

Un comentario que se oye a menudo en los repasos es: «Espero que no me hagan esta pregunta. Estoy seguro de que no podría contestarla». Comienza el examen y como se esperaba, allí está la pregunta, seguida del resultado que se esperaba. ¿Accidente? No. Profecía cumplida. Se sintió negativo frente a la pregunta, declaró su temor y respondió de acuerdo a eso. La próxima vez que estudie para un examen dígase: «Si habrá un momento en que recuerde mejor esta pregunta, será cuando rinda mi examen».

Paul Harvey, decía: «Usted puede saber cuándo está en el camino del éxito. Va cuesta arriba todo el tiempo»

Lo que ahora somos es el resultado de las decisiones tomadas ayer. Mañana seremos lo que decidamos ahora.

Cuando las cosas van bien, no necesitamos la seguridad constante de que Dios está con nosotros. Pero durante la batalla (y usted tendrá batallas), hay una fuerte necesidad de seguridad. Las buenas noticias son que Dios mismo ha dicho: «No te desampararé, ni te dejaré» (Hebreos 13.5).

Una manera efectiva de experimentar menos temor, era tener más valor.

Mañana mirará los cambios efectuados atrás, y los llamará mejoras.

Cuando no hay fe en el futuro, no hay poder en el presente

Lo bonito es tener algo por qué esforzarse.

El que aliviana la carga de alguien no es inútil en la vida.

La mayoría de las personas se siente más cómoda con los viejos problemas que con las nuevas soluciones.

Un eminente cirujano plástico cuenta de un muchacho que perdió su mano a la altura de la muñeca. Cuando le preguntó sobre su impedimento, el muchacho dijo: «No tengo ningún impedimento. Únicamente no tengo la mano derecha».

«Me pregunto: ¿por qué», decía un obispo anglicano, «dondequiera que iba el apóstol Pablo causaba una revolución, y dondequiera que yo voy me sirven una taza de te?»

Cuando oramos pidiéndole a Dios que cambie una situación, casi siempre comienza con nosotros.

Hay cerca de trescientas referencias al Espíritu Santo en el Nuevo Testamento. La palabra con la que está continuamente asociado es «poder».

Anuncios

Lider de 360°

John C. Maxwell

Lider de 360°

Lider de 360°


El líder de 360° es aquel que dirige a sus superiores, lidera a sus iguales y guía a sus subordinados. Es decir, para donde sea que voltee, tiene metas y principios que aplicar y alcanzar, pero sobre todo, gente a la que impactar. ¿Cómo llegar a ese nivel? Maxwell nos ayuda en este libro. Calificación de 9.

Un lugar en la cima no hace que nadie sea un líder.

El liderazgo es una decisión que usted toma, no un lugar donde usted se sienta.

No hacer nada a nivel intermedio es crear más peso que el líder principal tendrá que mover. Para algunos líderes, eso puede significar un gran obstáculo. Los líderes intermedios tienen un efecto profundo en una organización.

Un buen liderazgo se aprende en las trincheras. Dirigir en cualquier lugar es lo que prepara a los líderes para una mayor responsabilidad. Ser un buen líder es un proceso de aprendizaje de toda la vida. Si usted no prueba sus habilidades de liderazgo y su proceso de toma de decisiones cuando no hay mucha responsabilidad y los riesgos son pequeños, es muy probable que se meta en problemas en niveles más altos cuando el costo de sus errores sea mayor, el impacto más fuerte y la exposición más grande. Los errores que se cometen a una menor escala pueden ser olvidados más fácilmente. Los errores que se cometen cuando uno está en la cima conllevan un costo gigantesco en la organización y dañan la credibilidad del líder.

Cuando la oportunidad llega, ya es muy tarde para prepararse.

Cuando usted escala en una organización, el peso de su responsabilidad aumenta. En muchas organizaciones, al ir escalando posiciones, se dará cuenta que la cantidad de responsabilidad que conlleva aumenta más rápido que la cantidad de autoridad que usted recibe.

Las personas deberían esforzarse por ser las mejores en su área, no en su organización.

Facultar significa definir los parámetros en los cuales las personas pueden operar, y luego liberarlos para que lo hagan.

Lo que está causando tanta desarmonía en las naciones es el hecho de que alguien quiere llevar la batuta, pocos quieren encargarse de los instrumentos y ninguno quiere cargar el ventilador.

Entre mayor sea su deseo de recibir el mérito y reconocimiento, mayor será la frustración de estar trabajando en la parte intermedia de una organización. Usted necesita decidir por dí mismo si recibe la suficiente satisfacción para mantenerse allí.

Byrd Bagget define la integridad como: “hacer lo que dijiste que harías, cuando dijiste que lo harías y de la forma en que dijiste que lo harías”.

Una de las mejores cosas que usted puede hacer es preguntar lo que se espera de usted y luego mantener un diálogo acerca de esas expectativas con las personas ante quienes usted es responsable.

Es la responsabilidad del personal comunicarse con su líder.

La confianza se construye un ladrillo a la vez, pero si se destruye, toda la pared se viene al suelo. Cuando le han dado autoridad, es para que la utilice en favor de sus jefes, nunca es para sus propios intereses.

Rod Loy, quien dirige una organización en Little Rock, Arkansas, dice que cuando él era un líder de nivel intermedio en una organización, él mantenía un archivo llamado: “cosas que nunca haré a mi equipo cuando me convierta en un líder de la cima”. Como líder intermedio, él sabía que su tentación natural sería desahogarse con sus compañeros de trabajo. Eliminaba esa tendencia de ventilar sus frustraciones con los demás, escribiendo sus observaciones y guardándolas en un archivo. Le ayudaba a desahogarse, y le evitaba violar la confianza de su líder asegurándole de recordar las lecciones que aprendió por los errores que éste cometió.

Su trabajo no es arreglar al líder, es añadirle valor. Si el líder no cambia, entonces cambie su actitud o el lugar donde trabaja.

Los líderes inseguros piensan que todo tiene que ver con ellos, y como resultado, toda acción, toda información, toda decisión deben paras por su filtro egocéntrico. Cuando alguien en su equipo se desempeña excepcionalmente bien, los líderes inseguros temen ser opacados, y con frecuencia tratan de evitar que sigan adelante. Cuando alguien en su equipo se desempeña mal, reaccionan con enojo porque eso los hace verse mal.

El consejo es pocas veces bienvenido, y aquellos que lo necesitan más son los que menos lo desean.

Algunos de mis amigos están a favor, otros están en contra. En mi caso, yo estoy con mis amigos.

El liderazgo es disposición más que posición.

Todos disfrutan de las palabras amables de un jefe, y algunos las buscan, pero el elogio de un colega que ha estado en sus zapatos significa mucho más.

Algunos de nosotros haremos nuestro trabajo bien, y algunos no, pero todos seremos juzgados por una sola cosa, el resultado.

Las únicas personas que tienen un control total de sus vidas son aquellas que no dirigen nada. Ellas se rinden cuentas sólo a sí mismas, no a los demás.

Los buenos líderes de las organizaciones controlan principalmente dos cosas: la dirección y el tiempo. Desafortunadamente, si no están dirigiendo correctamente y las personas no los siguen, ni siquiera pueden controlar esas dos cosas.

La persona que se mantiene ocupada ayudando a quien está debajo de ella, no tiene tiempo de envidiar a la persona que está encima de ella.

Un jugador puede ser muy importante para el equipo, pero el jugador no puede ser todo el equipo. También es cierto eso con los líderes. Un líder, sin importar lo bueno que es, no es el equipo completo.

La madurez no viene con la edad. Comienza con la aceptación de la responsabilidad.

La llave que abre todo es la paciencia. Uno obtiene el pollo encubando el huevo, no aplastándolo.

A la mayoría de las personas no les gusta el cambio, y cuando alguien comienza a dar una visión, el cambio es inevitable.

Las actitudes de las personas hacia el cambio son diferentes si ellos han participado en crearlo. La participación aumenta el sentido de apropiación.

En términos de resultados, no hay una diferencia entre el hecho de que las personas no conozcan la visión de una organización no tenga visión. El resultado inevitable es la falta de satisfacción y desánimo. […] Cada organización necesita incorporar un proceso para poder pasar esa visión.

La constancia es contraria a la naturaleza, contraria a la vida. Las únicas personas completamente constantes son los muertos.

Usted desarrolla la habilidad de ser un líder de 360° aprendiendo a dirigir a los líderes que lo supervisan, liderando lateralmente a sus compañeros, y guiando a sus subordinados.

Diríjase a usted mismos, así se empieza. Además, si usted no se sigue a sí mismo, ¿Por qué entonces lo debería hacer alguien más?

La clave para dirigirse bien a sí mismo es aprender la auto administración. He observado que la mayor parte de las personas ponen demasiado énfasis en la toma de decisiones pero muy poco énfasis en la administración de esa decisión. Por consiguiente, ellos carecen de enfoque, disciplina, intencionalidad y propósito.

El único modo de subir cuando uno está en la zona intermedia es cambiar gradualmente de generalista a especialista, de alguien que hace muchas cosas bien a alguien que se concentra en unas cosas que hace excepcionalmente bien.

No importa qué tan pesada es la carga, sino cómo ayuda usted a cargarla.

Cuando usted es bueno todos los días, usted da el primer paso para levantar la carga de su líder, está previniendo para que no tenga que levantar la suya.

Hace varios años, solía decirles a los nuevos líderes que contrataba que cada persona en nuestra organización caminaba con dos cubetas. Una cubeta contenía agua y la otra gasolina. Como líderes, ellos continuamente verían pequeños incendios, y podían echarle agua o gasolina. Era su decisión.

Se dice que un grupo de ayuda en África del sur el escribió una vez al misionero y explorador David Livingstone preguntándole: “¿Ha encontrado un buen camino hasta donde usted está? Si es así, deseamos enviarle otras personas para que le ayuden”. Livingstone respondió: “Si tienen hombres que sólo vendrán si existe un buen camino, no los necesito. Necesito hombres que vengan aunque no exista ningún camino”.

Usted aprende resistencia y tenacidad durante los trabajos difíciles, no con los fáciles. Cuando se tienen que tomar decisiones difíciles y los resultados no se logran con facilidad, es cuando se forjan los líderes.

Nadie que alguna vez haya dado lo mejor de sí, se ha arrepentido de ello.

Si usted hace lo que puede, con lo que tiene, donde se encuentre, entonces Dios no lo dejará donde se encuentra y aumentará lo que usted tiene.

Las personas que trabajan en la parte inferior de una organización por lo general no deciden con quien trabajan. Como resultado, con frecuencia tienen que trabajar con personas difíciles. En contraste, las personas en la parte superior casi nunca tienen que trabajar con personas difíciles porque pueden escoger con quien trabajar. Si alguien con quien trabajan se pone difícil, lo despiden o lo cambian de posición. Para los líderes intermedios, el camino es diferente. En parte pueden escoger, pero no tienen el control total. Tal vez no tengan la posibilidad de deshacerse de las personas difíciles pero pueden evitar trabajar con ellas. Pero los buenos líderes, aquellos que aprenden a dirigir a los líderes que supervisan, que lideran lateralmente a sus compañeros, y que guían a sus subordinados, encuentran la forma de triunfar con las personas con las que es difícil trabajar. ¿Por qué lo hacen? Porque beneficia a la organización. ¿Cómo lo hacen? Se esfuerzan en encontrar un común denominador y en comunicarse con ellos. Y en lugar de poner a esas personas difíciles en su lugar, tratan de ponerse a sí mismos en el lugar de ellos.

Existen, esencialmente, dos acciones en la vida: El desempeño y las excusas. Decida cuál será la suya.

La reacción común hacia la adversidad es culpar a alguien más.

Mi departamento tiene un plan a corto plazo y un plan a largo plazo. Nuestro plan a corto plazo es mantenernos a flote lo suficiente como para poder empezar a realizar nuestro plan a largo plazo.

Confía en tus corazonadas porque usualmente están basadas en hechos archivados debajo del nivel subconsciente.

Todo buen liderazgo está basado en las relaciones. Las personas no irán con usted si no se llevan bien con usted.

¿Qué lo hace reír? Estas son las cosas que hacen que una persona disfrute al máximo.
¿Qué lo hace llorar? Esto es lo que impacta el corazón de una persona a nivel emocional.
¿Qué lo hace cantar? Estas son las cosas que le traen una profunda realización.

Por años he enseñado el concepto de “cambio en su bolsillo”. Cuando usted hace cosas que añaden a la relación, usted aumenta el cambio en su bolsillo. Cuando usted hace cosas negativas, usted gasta el cambio. Si usted sigue cometiendo errores, de manera profesional o personal, usted daña la relación y eventualmente se quedará sin cambio y con una relación en bancarrota.

El secreto del éxito en la vida es estar listo para cuando llegue su tiempo.

La diferencia entre una buena idea y una gran idea es el valor añadido durante el proceso de colaboración de pensamiento.

Uno puede planear una lucha o la vida misma, pero cuando empieza la acción, usted depende de sus reflejos. Allí se muestra su entrenamiento. Si hizo trampa en la oscuridad de la mañana, lo descubrirán a la luz del día.

Sólo hay diez minutos en la vida de una pera cuando está perfecta para que se la coman.

Cuando su líder le confía alguna tarea, usted tiene la responsabilidad de realizarla. Si usted está teniendo dificultades con eso, la mayoría de los líderes que conozco preferiría saberlo y tener una oportunidad para ayudarle a lograrla más que dejarlo trabajar solo y que fracase.

Tener la razón demasiado rápido es estar equivocado.

Un pavo estaba conversando con un toro: “Me gustaría subirme a aquel árbol”, suspiró el pavo, “pero no tengo energía”. “Pues bien”, replicó el toro, “¿por qué no te comes un poco de mi excremento? Tiene muchos nutrientes”. El pavo comió un trozo y se dio cuenta que le dio la suficiente fuerza como para llegar a la rama más baja del árbol. El siguiente día, después de comer un poco más, logró llegar a la segunda rama. Finalmente, después de la cuarta noche, él se encontraba en la cima del árbol. Sin embargo pronto fue visto por un cazador que le disparó y cayó del árbol. La moraleja de la historia: El excremento puede llevarte a la cima, pero no te mantendrá allí.

La clave para el desarrollo personal es estar más orientado en el crecimiento que en la meta.

Si lo que hizo usted ayer todavía le parece mucho hoy, usted no ha hecho anda hoy.

Si usted no está avanzando como aprendiz, usted está retrocediendo como líder.

Tendemos a apreciar a las personas que hacen cosas que admiramos. Es natural. Pero si sólo apreciamos a las personas que son como nosotros, nos estamos perdiendo de mucho. Debemos esforzarnos para ver las experiencias y las habilidades únicas de los demás como un recurso y tratar de aprender de ellos.

Cuando usted enciende la vela del otro, no pierde nada en la suya. Solamente produce más luz.

Si su objetivo es ganarle a sus compañeros, entonces nunca podrá liderarlos lateralmente.

Cuando la competitividad hace que los demás sean mejores, esa es una competencia saludable, pero si baja la moral y daña al equipo, no es saludable y se ha pasado de los límites.

Cuando alguien no está siendo tratado de la forma en que uno quisiera ser tratado, es momento de defender esa causa.

Cuando le preguntaron a Winston Churchill cual era el requisito más esencial de un político, él dijo: “La habilidad de predecir lo que sucederá mañana, el próximo mes y el próximo año, para luego explicar por qué no sucedió”.

Casi todas las ideas realmente nuevas tienen un cierto aspecto de insensatez al principio.

Pienso que muchos líderes se quedan con sólo una idea para ejecutar, y la razón de eso es que están muy orientados a la acción. Ellos desean moverse, desean que algo suceda, desean encontrar la meta. El problema es que a veces se esfuerzan demasiado para llegar a algún lugar sólo para encontrar que no era la forma correcta.

Si usted desea encontrar buenas ideas, tiene que buscarlas. Muy pocas veces una buena idea lo busca a usted.

Se dice que un consejo es lo que uno pide cuando ya sabe la respuesta pero desearía no saber.

La gente no te acompañará al menos que la compañía sea buena.

Por extraño que suene, los grandes líderes obtienen autoridad deshaciéndose de ella.

La mayoría de las personas que desean dirigir son rápidas por naturaleza, pero si usted desea convertirse en mejor líder, necesita bajar la velocidad. Usted puede moverse más rápido cuando está solo, y puede recoger más honores individuales a solas, pero para dirigir a los demás, usted necesita bajar la velocidad lo suficiente como para mantener una conexión con ello, unirse a ellos y llevarlos con usted.

Trabajar solo es más rápido (al menos al principio), pero no tiene la misma recompensa. Si desea que sus hijos aprendan, crezcan y logren su potencial, usted necesita pagar el precio y ocupar el tiempo con todo y sus problemas para dirigirlos en el proceso, aun si esto significa ir más lentamente o ceder un poco en su agenda.

La realidad es que cuando las vidas de los empleados marchan bien, sus vidas profesionales también lo harán.

Con frecuencia no es lo que la gente dice, sino lo que la gente no dice, lo que indica que algo anda mal. Las personas siempre taren buenas noticias rápidamente, pero evitan traer malas noticias.

Aquel que desconfía más, debería ser el menos digno de confianza.

Se necesitan nueve meses para tener un bebé, sin importar cuántas personas se pongan a trabajar.

Las personas más felices no necesariamente tienen lo mejor de todo. Más bien se aprovechan de lo que tienen.

Aunque la visión les dice a las personas donde necesitan ir, el propósito les dice por qué deben ir allí. No solo le ayuda a las personas comprender por qué se les pide hacer algo sino que también las ayuda a mantenerse en curso. Les ayuda a hacer ajustes, a improvisar y a innovar al ir encontrando obstáculos o experimentando otras dificultades.

Sin metas ni una estrategia para lograrlas, la visión no es alcanzable ni se puede medir.

No es el tamaño de la organización lo que importa, sino el tamaño de los líderes.

No importa si aquello que es recompensado es positivo o negativo. Cualquier acción que los líderes recompensen será repetida.

Las personas que le cuestan más a la organización, no son aquellas que reciben el mayor salario, son las que no dan un buen fruto por su pago.

Cualquier negocio e industria que recompensa de la misma forma tanto a los que trabajan como a los que no, tarde o temprano tendrá más de los que no trabajan.

Elogie el esfuerzo, pero recompense sólo los resultados.

Un grupo de líderes trabajando junto siempre es más eficaz que un líder trabajando solo.

Los generales no son infalibles. El ejército no entrega sabiduría cada vez que pone una estrella. Dirigir a los soldados como general significa más que crear tácticas y dar órdenes. Los oficiales que comandan brigadas y batallones, los comandantes de compañía y los líderes de pelotón, todos ellos sabes más de los puntos fuertes y débiles de seguridad que el general que los dirige. Así que un general exitoso debe escuchar más que hablar. Los líderes inmaduros dirigen primero, y escuchan después, si es que lo hacen alguna vez. Cada vez que los líderes no escuchan, no conocen el palpitar de su gente. No saben lo que sus seguidores necesitan o quieren. No saben lo que está sucediendo. Los buenos líderes comprenden que las personas más cercanas a sus trabajos son las que realmente saben cómo van las cosas. Si su personal no lo está siguiendo, usted necesita escuchar más. Usted no necesita ser más firme, no necesita buscar un apoyo, ni necesita amonestarlos; lo que necesita es escucharlos. Si lo hace ellos se sentirán más deseosos de seguirle.

No todos los que toman buenas decisiones son líderes, pero todos los buenos líderes toman decisiones. Con frecuencia se necesita un líder para tomar decisiones, o al menos para ayudar a otros a que las tomen más rápidamente.

Los líderes son creativos para encontrar formas de ayudar a que los demás sean más productivos. Algunas veces es mediante un desafío, algunas veces mediante una capacitación, otras veces por medio de estímulos o incentivos. Si lo mismo funcionara con toda la gente, no habría necesidad de líderes, pero como todas las personas son diferentes y las circunstancias están cambiando constantemente, se necesita un líder para saber lo que se necesita y para hacer que la solución se ponga en movimiento.

Necesita tener sus ojos fijos en sus responsabilidades actuales, no en las que usted desea tener algún día. No he conocido a ninguna persona que se enfoque en el ayer para tener un mejor mañana.

Las grandes responsabilidades surgen después de administrar bien las pequeñas.

Comience haciendo lo que es necesario; luego lo que es posible, y de pronto estará haciendo lo imposible.

Si usted desea probar su propio liderazgo, intente dirigir voluntarios. ¿Por qué es tan difícil? Porque usted no tiene ningún apoyo con los voluntarios. Se necesita toda la capacidad de liderazgo que tenga para poder hacer que las personas que no tienen que hacer nada por usted, hagan algo. Si usted no los desafía lo suficiente, ellos perderán el interés. Si usted los presiona demasiado, lo abandonarán. Si su don de gente es débil, ellos no querrán pasar tiempo con usted. Si usted no puede comunicar la visión, no sabrá a dónde ir ni por qué.

Entre más alto se encuentre como líder en la organización, más podrá ver pero menos podrá hacer.

Una persona inteligente sólo cree la mitad de lo que escucha, pero una persona realmente inteligente sabe cuál de las mitades es la correcta.

La mayoría de las personas tienen la habilidad de ver las cosas desde su propio nivel y desde un nivel más abajo del propio. […] Pero como líder intermedio, usted debe poder ver y comprender no sólo las cosas en su propio nivel, sino también en un nivel más arriba y un nivel más abajo.

Usted tiene un corazón de siervo si no le molesta servir a los demás. Si usted no tiene una actitud de siervo, se irrita cuando tiene que servir.

Lo que importa es que estemos dispuestos a hacer lo que se necesite para crear un impacto positivo donde estemos en la vida y donde podamos añadir valor de cualquier forma que podamos a los demás.

Se necesita mucho esfuerzo para desarrollar líderes. La primera pregunta que un líder superior se hace es: “¿Cuánto me va a costar?” Mi respuesta es: “No importa cuál sea el costo, no será mayor que el costo de no desarrollar a su personal”.

El liderazgo por naturaleza desafía. Desafía las ideas antiguas, las formas anteriores de hacer las cosas. Desafía el statu quo.

Es mejor tener un grupo de venados dirigidos por un león, que un grupo de leones dirigidos por un venado.

Cuando las personas dedican tiempo a alguien y son dirigidas por esa persona, aprenden a pensar de la forma en que la persona piensa y a hacer lo que la persona hace. Su desempeño comienza a elevarse de acuerdo a la capacidad del líder.

El Lado Positivo del Fracaso

John C Maxwell

Maxwell ahora se enfoca en el fracaso. Ese estado en el que nos encontramos cuando al pretender alcanzar o mantener una meta, no lo logramos. Todo está en la manera en que enfrentemos ese fracaso y es justo donde el autor nos brinda algunas ideas para encontrar la forma en que nos puede ayudar esa experiencia y aprovecharla para poder alcanzar nuestro objetivo, o para cambiarlo, o para ajustarlo. Entre esas ideas destacan: Aprenda una nueva definición de fracaso. Cambie usted, y su mundo cambiará. Si tiene éxito al primer intento, pruebe algo más difícil. Calificación de 8
El Lado Positivo del Fracaso

El Lado Positivo del Fracaso

Crecer en una buena familia es algo por lo que cualquiera debería sentirse agradecido, pero no es un indicador confiable de ser la razón para el éxito. Un alto porcentaje de las personas exitosas viene de hogares destruidos.

La riqueza no es un índice de éxito ni la pobreza es garantía de logros insignificantes.

El fracaso no es un porcentaje ni un examen. No es un hecho aislado. Es un proceso.

El aumento de los suicidios, alcoholismo e incluso algunas formas de quebrantamientos nerviosos es evidencia de que muchas personas se están preparando para el éxito cuando deberían estarse preparando para el fracaso. Fracasar es mucho más común que triunfar; la pobreza está más generalizada que la riqueza; y la desilusión es más normal que los logros.

Si no aprende las lecciones fáciles, se hacen más difícil. (El dolor es una forma en que el universo consigue que se le preste atención.)

Usted sabrá que ha aprendido una lección cuando sus acciones cambien.

El entrenador de básquetbol de la NBA, Rick Pitino, lo dijo aun más enfáticamente. «Es bueno fracasar. Porque el fracaso es como el fertilizante. Todo lo que he aprendido sobre cómo dirigir un equipo lo he aprendido cometiendo errores».

El que no comete errores sirve al que sí los comete. Herbert V. Brocknow

El fracaso es simplemente un precio que hay que pagar para llegar al éxito.

Fracasar no es tan malo si no se trata de un ataque al corazón. Triunfar es bueno si no se va a la cabeza. Grantland Rice.

No soy un fracasado, solo fracasé al intentar hacer algo.

Las personas esperan más de uno de lo que uno mismo espera de sí.

Mientras más grande sea la hazaña que usted quiera alcanzar, mayor será la preparación mental que necesite para vencer los obstáculos y perseverar en el largo camino que tiene por delante.

El miedo hace realidad aquello a lo que uno le teme. Viktor Frankl.

El primer paso realmente importante en controlar el fracaso es aprender a no personalizarlo sobre la base de saber que su fracaso no lo hace a usted un fracasado.

La persona que comete una falta y luego se excusa, está añadiendo una segunda falta a la primera. Se puede romper el ciclo del miedo cuando se asume personalmente responsabilidad por la inacción.

Uno debe empezar a actuar hasta sentir, y no esperar a sentir emociones positivas para entonces ponerse en acción.

Cada mañana en África, una gacela se despierta. Sabe que tiene que correr más rápido que el león, porque si no, morirá. Cada mañana un león se despierta. Sabe que tiene que superar en velocidad a la gacela porque si no, se morirá de hambre. No es cuestión de si usted es león o gacela. Cuando el sol alumbre, es mejor que eche a correr.

Cuando se han logrado vencer los dolores emocionales del fracaso, no importa mucho cuán buena o mala sea su historia personal. La única cosa que importa es que usted enfrentó a su miedo y logró ponerse en actividad. Haga eso y se estará dando la oportunidad de aprender cómo dar con el lado positivo del fracaso.

Cuatro monos fueron puestos en un cuarto que tenía un gran palo en el centro. Suspendido de lo más alto del palo había un racimo de bananas. Hambriento, uno de los monos empezó a subir por el palo para conseguir algo para comer, pero cuando estaba por alcanzar las bananas, se le lanzó un chorro de agua fría. Chillando, se bajó del palo y renunció a su intento de conseguir comida. Los demás monos hicieron esfuerzos similares y cada uno fue bañado con agua fría. Después de varios intentos, finalmente se dieron por vencidos. Entonces los investigadores sacaron del cuarto a uno de los monos y lo reemplazaron por otro. En el momento en que el recién llegado empezó a subir por el palo, los otros tres lo agarraron y lo bajaron. Después de haber intentado subir por el palo varias veces y de ser bajado por los otros, él finalmente se dio por vencido y no volvió a intentar subir al palo otra vez. Los investigadores reemplazaron a los tres monos originales, uno por uno, y cada vez ponían un mono nuevo, el que sería bajado del palo por los otros antes que pudiera llegar a las bananas. Llegó el momento en que el cuarto estaba lleno de monos que nunca habían recibido una ducha de agua fría. Ninguno trató de subir por el palo, pero ninguno sabía por qué.

Charles Buxton lo resumió así: «El mal temperamento lleva en sí su propio castigo. Pocas cosas son más amargas que sentirse amargo. El hombre se contagia con su propio veneno más de lo que puede hacerle a su víctima». Si una persona no controla su temperamento, este lo controlará a ella.

No malgastes energías tratando de cubrir tu fracaso. Aprende de tus errores y enfrenta el siguiente desafío. Está bien fallar. Si no fallas, no estarás creciendo.

Es fácil evadir nuestras responsabilidades, pero no podemos evadirnos de las consecuencias de nuestras responsabilidades.

La vida no es simplemente tener una buena mano. La vida es jugar bien una mala mano.

No importa lo que le ocurra a usted, lo importante es lo que ocurre en usted.

¿Cómo cultivar el optimismo? Aprendiendo el secreto del contentamiento. Si puede aprender eso, entonces no importa lo que le ocurra, podrá capear la tormenta y hacer lo mejor que pueda en cada situación.

Estar contento no significa estar satisfecho con una situación mala. Sencillamente quiere decir que hay que tener una buena actitud mientras se trata de salir del problema.

Es cierto que no se puede controlar la longitud de la vida, pero sí se puede controlar su amplitud y profundidad. Usted no puede controlar el contorno de su rostro, pero puede controlar su expresión. Usted no puede controlar el tiempo, pero puede controlar la atmósfera de su mente. ¿Por qué preocuparse de cosas que no puede cambiar cuando puede mantenerse ocupado controlando las cosas que dependen de usted?

No hay tal cosa como mal tiempo; lo que hay es mal vestuario.

La clave para superar el mal día es olvidarlo.

Realmente, en más de treinta años de trabajo con las personas, todavía no me he encontrado a un triunfador que siga obsesionado con las dificultades del pasado.

No importa lo que usted haya experimentado, recuerde esto: Hay personas a las que les ha ido mejor que a usted y están peores. Y hay personas a las que les ha ido peor que a usted y están mejores. En realidad, las circunstancias no tienen nada que ver con su historia personal. Las heridas pasadas pueden hacer de usted alguien amargado o alguien mejor. Depende de usted.

Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, el diamante y conocerse uno mismo. Benjamín Franklin.

Estos son mis puntos débiles. Ahora tengo que encontrar algo para lo que sirvan. Garry Marshall.

No entender lo que usted quiere es un problema de conocimiento. No tratar de obtener lo que quiere es un problema de motivación. No lograr lo que quiere es un problema de persistencia.

«¿Qué consejo le daría a una persona que siente que va a tener un quebranto nervioso?» Muchos esperaban que dijera: «Que consulte a un siquiatra» ya que esa es su profesión. Para su sorpresa, Menninger dijo: «Que cierre la casa, vaya a los barrios pobres, busque a una persona necesitada y haga algo para ayudar a esa persona».

Un fracasado es una persona que hace las cosas mal pero que no es capaz de sacar beneficio de la experiencia. Elbert Hubbard.

Pero sabía usted que las hojuelas de maíz (Corn Flakes de Kellogg) fue el resultado de que a alguien se le quedó una olla con maíz hirviendo toda la noche? ¿O que el jabón Ivory flota porque una cantidad de él se dejó en la mezcla por demasiado tiempo lo que significó que absorbió un volumen de aire fuera de lo común? ¿O que las toallas de papel Scott nacieron cuando una máquina de papel higiénico puso demasiadas hojas de papel juntas? Horace Walpole dijo que «en ciencia, los errores siempre anteceden a la verdad».

Siempre mida un obstáculo lo más cerca posible del tamaño del sueño que está tratando de convertir en realidad.

El riesgo hay que evaluarlo no por el miedo que genera en usted o por la probabilidad del éxito que espera tener, sino por la importancia de la meta a la que quiere llegar.

Todo en la vida demanda riesgos. Es cierto que usted corre el riesgo de fracasar si intenta algo audaz porque puede perderlo. Pero también corre el riesgo de fracasar si se mantiene inactivo y no intenta nada.[…] Mientras menos se atreva, mayor será el riesgo de fracasar. Irónicamente, mientras mayor es el riesgo a fracasar (y realmente fallar), mayores son las probabilidades de tener éxito.

Si está teniendo éxito en cualquiera cosa que esté haciendo, entonces probablemente no se está exigiendo demasiado. Y eso significa que no está tomando suficientes riesgos.

Hay que definir si lo que sucedió fue realmente un fracaso. Porque lo que usted pudiera estimar como un fracaso, quizás no haya sido más que un intento de cumplir expectativas poco realistas. No es cuestión de si la situación fue creada por usted o por otra persona; si una meta no es realista y usted no la alcanza, eso no es un fracaso.

La gente dice que hay dos formas de aprender: Por la experiencia, la cual se obtiene de los errores cometidos; y por la sabiduría, la cual se obtiene de los errores de otros. Recomiendo que hasta donde sea posible, se aprenda de los errores de otros.

Es importante buscar consejo de la persona correcta. Oí la historia de un servidor público recién nombrado que estaba instalándose en su nueva oficina. Al sentarse ante su escritorio por primera vez, descubrió que su predecesor le había dejado tres sobres con instrucciones que deberían abrirse únicamente en tiempos de angustia. No habían pasado muchos días antes que el hombre entrara en conflicto con la prensa, así es que decidió abrir el primer sobre. La nota decía: «Échele la culpa a su predecesor». Y eso fue lo que hizo. Durante un tiempo todo anduvo bien. Pero unos pocos meses más tarde, de nuevo estaba en problemas, así es que procedió a abrir el segundo sobre. La nota decía: «Reorganícese». Y eso fue lo que hizo. Eso le permitió disponer de más tiempo. Pero debido a que en realidad nunca había resuelto ninguno de los asuntos que estaban complicándole la vida, volvió a tener problemas, y esta vez, peores que nunca. De modo que, desesperado, abrió el último sobre. La nota adentro decía: «Vaya preparando tres sobres».

Un ataque al corazón es algo leve cuando el ataque lo sufre otro; pero es algo muy serio cuando el del ataque es uno.

La única manera de conservar su salud es comer lo que no le gusta, beber lo que no le agrada y hacer lo que preferiría no hacer. Mark Twain.

Señor, líbrame del hombre que nunca comete errores, y también del hombre que comete el mismo error dos veces. Dr. William Mayo

La mayoría de las veces los problemas que enfrentamos son el resultado de nuestras acciones negativas. Se deben a nuestros propios errores.

La mayoría de las actividades incluyen a otras personas. Usted puede tener una gran inteligencia académica y aun así carecer de una falta de inteligencia social, que es la habilidad de ser un buen «escuchador», ser sensible hacia los demás, saber hacer y recibir críticas. Si usted no le gusta a la gente, entonces es posible que ellos contribuyan a su fracaso … Por otro lado, usted podrá eliminar serios problemas si es inteligente socialmente … Un error puede realmente promover [su] carrera si su jefe piensa que [usted] manejó la situación en una forma madura y responsable.

Pocas cosas en la vida son más frustrantes que encontrarse trabajando en una profesión u organización en la que uno no encaja. Es como usar zapatos dos números más grandes o más pequeños. ¿Es usted un vendedor metido a contador? ¿Es usted un ejecutivo de una corporación que estaría mejor en casa criando a los hijos? ¿Es usted un ingeniero que mejor debería estar pastoreando una iglesia? ¿Es usted un empresario trabajando para una organización cuya idea de progreso es ir lentamente hacia atrás? Evalúese en la situación en que se encuentra. Si ve que no está donde le gustaría estar, piense en la posibilidad de un cambio.

Si usted está comprometido, un fracaso no va a significar que nunca va a tener éxito. Solo quiere decir que le va a tomar más tiempo.

El denominador común del éxito radica en formarse el hábito de hacer cosas que a los que fracasan no les gusta hacer. Albert Gray.

Joe L. Griffith cree que «una meta no es más que un sueño con un tiempo límite».

Experiencia no es lo que le ocurre. Experiencia es lo que usted gana con lo que le ocurre. Aldous Huxley

La meta determina el plan. El plan determina la acción. La acción logra los resultados. Los resultados significan éxito.

George Matthew Adams dice que «en esta vida, logramos solo aquellas cosas que nos esforzamos por alcanzar, por las cuales luchamos y por las que estamos dispuestos a sacrificarnos. Es mejor apuntar a algo que se quiere, aun cuando no se alcance, que lograr algo que no se buscaba porque no se deseaba. Si persistimos en algo que queremos alcanzar en la vida, es casi seguro que lo conseguiremos, sea lo que fuere».

Al no prepararse, se está preparando para fracasar. Benjamin Franklin.

Los fracasos son hitos en el camino del éxito. Cada vez que usted planea, se arriesga, fracasa, reevalúa o hace ajustes, está disponiendo de otra oportunidad para volver a empezar, solo que en mejores condiciones que la primera vez.

Las escuelas enseñas las disciplinas técnicas tales como las matemáticas y las ciencias, pero no la salud mental. Lo que necesitan enseñar es cómo manejar los problemas. Cada día vamos a ser golpeados por los problemas. Algunos quedarán triturados. Pero para tener éxito hay que ser sensible a los problemas y a los fracasos. Y mientras se sube la cuesta, se estará ganando el derecho de tener más problemas. Mientras más alto suba, más grandes serán los problemas.

En lugar de huir de los problemas como la mayoría de la gente hace, sálgales al encuentro. Si lo hace le garantizo que su vida cambiará. Esa es la forma de seguir avanzando, resolviendo problemas.

Los 21 minutos más poderosos en el día de un líder.

John C Maxwell.

Excelente listado de leyes que ayudan a elevar nuestro nivel de liderazgo. Cada una de ellas basado en líderes específicos de la Bíblia y en lo que podemos aprender a través de sus vidas. Una ley que personalmente me impactó fue la llamada del Magnetismo: Usted atrae lo que usted es. Osea, nuestro grupo cercano son símiles de nuestra personalidad… que fuerte!Calificaciónde 9.5
Los 21 minutos más poderosos en el día de un líder.

Los 21 minutos más poderosos en el día de un líder.

La habilidad de liderazgo es la tapa que determina el nivel de eficiencia de la persona. Mientras más baja es la capacidad de dirigir, más baja estará la tapa sobre su potencial. Mientras más elevado el liderazgo, mayor la eficiencia…

¿Por qué Saúl fracasó como rey de Israel mientras David, que parecía más débil, tuvo éxito? Podemos hallar la respuesta en la Ley de la Tapa: La habilidad de liderazgo determina el nivel de eficiencia de una persona. Mientras David trató de ser mejor líder y tuvo varias experiencias que le permitieron elevar el nivel de su tapa, la actitud de Saúl mantuvo la tapa firmemente sellada sobre su liderazgo.

Todo líder enfrenta obstáculos, pruebas y tribulaciones. Saúl y David a veces enfrentaron los mismos. Por ejemplo, tomemos a Goliat. Cuando el gigantesco filisteo ofreció luchar contra el campeón de Israel, Saúl y David escucharon el desafío del gigante. Saúl, el principal guerrero de Israel y quien debió enfrentar al gigante, reaccionó y se escondió amedrentado. Pero David, aun un muchacho, estaba deseoso de aceptar el desafío y ganar la honra para Dios. ¿Cuál fue la reacción de Saúl? Ofreció su armadura a David (¿Por qué no? ¡Él no iba a usarla!) Mientras otros esperan para ver qué va a ocurrir, los líderes se levantan y se enfrentan al desafío.

Para que la organización crezca, haga crecer al líder.

A todos nos gusta tener una oportunidad. Pero muchas personas quieren que la oportunidad les llegue antes de comenzar a mejorar ellos mismos y así poder aprovecharla. Cuando alcance esa posición, comenzaré a crecer. Eso es hacer las cosas al revés.

Decirle palabras positivas a alguien es bastante fácil. Se requiere compromiso para respaldar las palabras con acciones.

Una cosa es dar ánimo y recursos a una persona para levantarla. Pero es otra sacrificarse por ellas para que puedan ascender a otro nivel.

Hay tapas en su vida que usted solo no puede levantar. A veces, como en el caso de David, un levantador de tapas le busca. En otras ocasiones, tiene que salir a buscar uno. Pero no importa cómo sea, si quiere avanzar a un nivel más elevado, no puede lograrlo solo.

El impacto del liderazgo crece en la medida que aumenta la influencia.

Nuestra influencia es positiva o negativa.

Cuando los seguidores se enfrentan a la perspectiva de entrar en un territorio desconocido, siempre experimentan miedo. Mientras mayor el desafío, mayores sus temores. ¿Qué los hace vencer el temor y avanzar a pesar de todo? El liderazgo. Es la altura del líder, no el tamaño del desafío, lo que determina si el pueblo conquista el nuevo territorio. Si la influencia del líder es suficientemente grande, el pueblo seguirá.

Nunca trates de explicar a Dios hasta que no le hayas obedecido. La única parte de Dios que entendemos es la que hemos obedecido.

El valor no es otra cosa que la fe en acción.

Nadie que haya dado lo mejor de sí se ha arrepentido de ello.

Dios está buscando personas por medio de las cuales pueda hacer lo imposible, ¡qué lástima que solo hagamos planes que podamos ejecutar por nosotros mismos!

Cuando un líder pone primero a su familia, la comunidad se beneficia. Cuando el líder pone primero a la comunidad, tanto la familia como la comunidad sufren.

Si está del lado de Dios, usted no puede perder.

Resuelve los problemas del mundo antes de tus veinte años … mientras todavía lo sabes todo.

Mientras mayor la tarea que hay por delante, más difíciles las tribulaciones.

Cuando se enfrenta la adversidad, la gente se vuelve amargada o mejora.

Solo en las pruebas la gente descubre la naturaleza y profundidad de su carácter. Las personas pueden decir lo que quieran de sus valores, pero cuando están bajo presión, descubren cuáles son en realidad son sus valores.

La adversidad le muestra a una persona su temple.

El verdadero progreso ocurre cuando Dios lo organiza.[…] La autopromoción no puede reemplazar la promoción divina.

Muchas actividades dignas de consideración claman por la atención de un líder. Pero la necesidad no es necesariamente un llamado. La carga ayuda al líder a saber que debe emprender una tarea.

El líder sigue la regla del carpintero: mide dos veces, y aserra una.

En toda empresa de liderazgo, las personas influyentes pueden ayudar o quebrar toda la empresa.

Principios de Nehemías para tratar con pesonas: Simplificación, Participación, Delegación, Motivación, Preparación, Cooperación, Celebración.

Cuando hay convergencia de la oportunidad del momento, de la necesidad de la gente, el propósito del líder y el llamado de Dios, aun lo imposible se hace posible.

Los líderes deben escuchar a Dios antes de pedir a otros que los escuchen.

Cada líder debe estar cerca de Dios. Eso no significa que debe estar en un culto formal. Solo significa que necesita tener una actitud de adoración dondequiera que esté. Es una postura del corazón.

El buen líder puede enviar a su gente a la batalla, pero el gran líder los conduce hasta allá, y la gente lo respeta por ponerse en la misma línea que los demás. Para ser un líder con credibilidad, debe hacer que su vida concuerde con su mensaje. Si su carácter es incoherente con lo que dice, se acentúa la realidad de que es un farsante. En contraste, si su carácter es coherente con su mensaje, se acentúa todo lo que tiene que decir. Y hace que todos quieran oírle.

Ningún líder puede quebrantar la confianza de su gente y esperar seguir influyendo sobre ellos … La confianza hace posible el liderazgo.

Cuando el líder no se cuida de reparar las manchas en su carácter, estas empeoran. Las fallas lo llevan sin remedio en una espiral descendente que culmina en la destrucción del fundamento moral del líder.

Cuando un líder tuerce la verdad en cualquier forma, da una señal segura de que está en problemas.

Dios da dones para sus propósitos, y los dones son siempre mayores que la persona que los posee. Pero cuando el líder malgasta los dones y recursos provistos por Dios, siempre vienen consecuencias indeseables.

Los que dan rienda suelta a sus pecados a la larga se ven consumidos por ellos.

A algunas personas les gusta creer que sus imperfecciones privadas no van a tener consecuencias públicas, pero siempre las tienen. Los líderes no pueden eludir lo que en verdad, y lo que hacen en las tinieblas saldrá a la luz. Si lo que hacen es bueno, eso edifica el carácter del líder y la confianza de la gente en él. Si es malo, entonces mina todo lo que hace hasta que no queda terreno sólido donde pararse.

Para corregir los errores es esencial que sepa por qué erró; pero si no puede implementar los cambios necesarios en su vida, no será capaz de mejorar como persona ni su situación.

Cualquier cosa hecha con nuestras propias fuerzas fracasará miserablemente o tendrá éxito aun más miserablemente.

El pecado siempre cobra en forma terrible. No importa quienes sean los líderes o qué circunstancia enfrentan, el pecado siempre resulta en lo mismo.

No importar lo que los líderes crean les va a costar el pecado, el precio siempre es más alto. Esa es parte de la sutileza del pecado. No solo el pecador siempre quiere más, sino que también el pecado exige más en pago, y la persona no lo reconoce hasta que es demasiado tarde.

Ningún líder puede abrazar el pecado y cumplir su llamado de liderazgo al mismo tiempo.

El respeto es cuestión de liderazgo; no de posición, título, ni género.

Los seguidores respetan al líder que demuestra tener convicción. Los líderes más grandes poseen la visión de llegar a su destino, y creen que lo lograrán. Actúan basados en esa convicción. Los seguidores pueden sentir esto, y es una de las razones porque están dispuestos a unirse a un líder y emprender el viaje.

Los líderes respetados por la gente no se apoderan de todo el crédito de una victoria. Le otorgan todo lo que pueden al pueblo. Hacer esto requiere madurez y seguridad.

Los líderes no pueden ayudar a las personas a experimentar el éxito si ellos no lo han tenido.

Tienda la mano a otros para que tengan éxito.

El respeto es el nivel más elevado de liderazgo.

La gente goza de los resultados cuando participan en su creación. En el nivel de producción, el líder y los seguidores empiezan a disfrutar juntos del éxito.

El mayor cumplido para un líder: otros líderes le siguen.

No puede conseguir que la gente le siga aplicándoles presión. Más bien, debe aplicarla a usted.

Una cosa es ayudar a una persona por amor a usted mismo; otra muy distinta es ayudarlos por amor a ellos. Ayude a que las personas sean lo que Dios quiere que sean, aun cuando eso no lo beneficie a usted personalmente.

Usted ve lo que usted es.

Casi todo el mundo puede ver los problemas, pero los líderes saben corregirlos.

El que piensa que guía pero no tiene seguidores solo ha dado un paseo.

Lo crea o no, lo que usted quiere no determina las personas que atrae. Esto lo determina lo que usted es … En la mayoría de las situaciones, usted atrae personas que poseen sus mismas cualidades …

Los líderes no atraen a quienes quieren, sino a quienes son como ellos.

Liderazgo es lo que usted es antes que lo que usted hace.

Los líderes se meten en dificultades cuando anteponen sus deseos de resultados a la disposición de desarrollarse en las áreas de competencia y carácter.

Mientras más débil e inseguro es un líder, más trata de hacer que otros perciban que es diferente de lo que realmente es.

Todo lo que has recibido por sobre los demás, en salud, talentos capacidad, éxito … no debes darlo por sentado. En gratitud por tu buena fortuna, debes ofrecer algún sacrificio de tu vida en favor de otra vida.

Los vagones nunca avanzaban para conectarse con las locomotoras. La locomotora siempre [retrocede] hasta que se [engancha] con los vagones.

Una paradoja del liderazgo es que usted recibe más cuando da más. Cuando da su tiempo, talento y posesiones a otros, los recibe multiplicados. Y cuando está dispuesto a hacer sacrificios por una organización, le retornará mucho más.

El signo revelador de un gran líder no es lo que ha logrado por sí mismo, sino lo que ha logrado por medio de la gente.

Los grandes líderes saben que ningún trabajo es más importante que su continua inversión en las personas.

El trabajo de equipo hace que el sueño se haga realidad.

Se ha dicho que un buen ejecutivo nunca deja para mañana lo que puede hacer que otro haga hoy.

[David] comenzó a formar un círculo íntimo poderoso antes de necesitarlo.

Cuando Dios desea que un líder haga algo de valor, le provee las personas necesarias para hacer el trabajo.

Se dice que usted está a cinco personas de distancia para contactar a cualquiera en el mundo.

El mejor ejecutivo es el que tiene suficiente sentido para escoger buenos hombres para que hagan lo que quiere hacer, y suficiente dominio propio para guardarse de interferir mientras están ocupados haciéndolo. Solo los líderes seguros son capaces de delegar.

Nunca subestime el poder de una palabra de aliento.

Los líderes nunca olvidan a la primera persona que creyó en ellos.

Una de las mejores cosas que usted puede hacer como líder, es elogiar a los demás. Cuando hacen un buen trabajo, dígaselo a todos. Pero también llévelo ante otros líderes. Ayúdeles para que establezcan una conexión por medio del poder de su credibilidad.

La gente enseña lo que sabe, pero reproducen lo que son.

Cuando la tierra está en caos, todos tienen soluciones; mas para estabilizarla se necesita un líder entendido y sabio. Proverbios 28.2, paráfrasis.

La prueba de fuego para el nuevo líder llega cuando el mentor ya no está en el cuadro.

¿Comprende usted que solo un líder puede levantar a otro líder, y que si usted no es mentor de los líderes de mañana su organización está destinada a tener problemas?

El exceso de análisis crea parálisis.

En algún punto, lo único que resta es actuar. Esto significa aceptar que el riesgo es inevitable, y tomar la acción adecuada. Avanzar es casi siempre un acto de fe.

Los líderes que practican la Ley de la Victoria creen que solo el éxito es aceptable. No tienen un plan B. Eso los mantiene en la lucha.

La gente nunca estará más motivada que su líder.

Dios no hace nada si no es en respuesta a la oración.

La mayoría de los líderes se sienten felices de aceptar la responsabilidad cuando la organización prospera. Sin embargo, cuando la organización no marcha bien, es otra la historia. La verdad es que no importa si el ímpetu es positivo, negativo o no existe, la responsabilidad es del líder.

La persona de éxito no permite que las cosas sin importancia de su vida lleguen a ser lo importante. A la inversa, no permite que las cosas importantes dejen de ser importantes.

Los líderes más eficaces tienen que concentrarse solo en una pocas cosas; confían que su personal puede hacer el resto.

En lo referente a delegar, siempre es su responsabilidad señalar la persona adecuada. No hay nada peor que tener de regreso una necesidad porque la persona que nombró para ello no era competente. Eso disminuye su eficiencia, y finalmente puede perjudicar su credibilidad como líder. Antes de delegar una tarea, asegúrese de conocer las destrezas y capacidades de su personal.

No se aferre demasiado a las cosas que Dios le da, porque podría tener que sacrificarlas en cualquier momento para responder su llamado.

Por cada cosa que gana, usted pierde algo.

Si quiere seguir subiendo hacia su potencial, no puede aferrarse de la seguridad que ahora posee.

Aunque a veces hacer lo correcto incluye un gran riesgo, a la larga, los líderes incurren en un riesgo mayor al no emprender la acción. En el liderazgo, el riesgo de fallar es usualmente mucho menor que el riesgo de no aprovechar la oportunidad.

Los líderes que desarrollan a otros líderes deben compartir su poder. La única manera de hacer líderes eficaces y conservarlos es dándoles poder y autoridad. Mientras más potencial usted entrega, más eficiente se torna su organización.

Más importante que dejar una herencia es dejar un legado.