El Ayuno del Señor.


Yiye Avila.

Quise leer este libro porque me llamó la atención en gran manera. Conozco a alguien cuya petición fue puesta a Dios en ayuno y oración, y que mencionó cuando Jesús les dice a los discípulos que cierto demonio no podía ser explusado sino con ayuno. Pero la verdad es que me sentí incómodo con la redacción del libro, no sé como explicarlo, tal vez se debió a su tendencia pentecostal, por lo que únicamente lo tome como una arista más de aprendizaje.Los excelentes consejos para después de un ayuno, contrastan con los comentarios respecto a que el café, per sé, impida ayunar. O cuando señala a los cristianos que usan anticonceptivos. Ahora si que… eso qué! Calificación de 6.0
El Ayuno del Señor

El Ayuno del Señor

Lo primero que debemos entender es que el ayuno no es una cuestión de si usted lo desea o no, sino que es un precepto establecido por el Señor para su pueblo. Cristo lo ordenó y nosotros tenemos que hacerlo para alcanzar madurez espiritual. El evangelio según San Mateo 9:14 nos relata que los discípulos de Juan el Bautista vinieron a Jesús y le preguntaron porque sus discípulos no ayunaban. Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas estar de luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán. Fíjate bien que mientras Jesús estuvo en persona con los discípulos ellos no ayunaron, pero el les dijo que cuando el fuera quitado ayunarían. Ahí el maestro estableción que su pueblo tendría que ayunar.

La comida es la idolatría del pueblo del Señor. En días de rapto y cuando Dios llama a ayuno el diablo trata de poner apetito desmedido en los creyentes al igual que interés especial en los entretenimientos carnales.

El Evangelio de San Marcos 9:14-29, nos muestra que los discípulos no pudieron echar uera un demonio de un niño epiléptico. Cristo apareció en la escena y el demonio fue reprendido por Jesús y el niño quedó sano. Los discípulos le preguntaron al Señor: ¿Por qué no pudimos nosotros expulsarlo? Les dijo: “Ese género no puede ser expulsado sino con oración y ayuno. Está claro que hay demonios que de ninguna manera salen si no es con ayuno y oración. El ayuno y la oración nos da la autoridad y poder para reprender demonios.

En pruebas y tribulaciones el ayuno es un instrumento poderoso de victoria.

Entre los cristianos el día de ayuno más común empieza a las seis de la mañana y termina a las seis de la tarde de ese día.

El usar agua, por supuesto no rompe el ayuno.

Sería de gran provecho que de vez en cuando se proclamaran días de ayuno en las iglesias para estudiar la palabra de Dios.

En caso de problemas de gran importancia debemos proclamar ayuno pidiendo a Dios que nos muestre qué debemos hacer. En alguna forma Dios nos revelará y nos dará palabra de sabiduría para obtener la victoria y obrará El rompiendo los planes del diablo.

Es bueno entender que la iblia dice que la vida del hombre es de setenta años y ochenta en los robustos y que Dios ha prometido colmar el número de nuestros días. Exoco 23:26. No le permitamos al diablo que corte los cristianos antes de tiempo.

Muchos cristianos hoy en día predican que Cristo sana, pero al enfermarse corren al médico.

Cuando tu sientas el llamado a ayunar o propongas en tu corazón un ayuno por alguna necesidad, debes dedicar algunos días a orar en forma especial clamando a Dios para que el Espíritu Santo te diriga y te unja para ello. Es recomendable que el día antes de entrar en el ayuno le pidas a algún siervo de Dios que te unja clamando a Dios para que su fortaleza esté sobre ti y el ayuno te sea de gran bendición espiritual.

No hay un número de días específicos que podamos señalar para una persona.

Puedes notar que el número de días varía y sólo el Espíritu Santo puede dirigirte y mostrarte los días adecuados para ti. Lo importante es que tú entiendas lo importantes del llamado de ayuno y oración para ti y te decidas a responder y clames con profundidad para que Dios te dirija en forma precisa.

Si en alguna ocasión durante el ayuno te sintieras muy mal, reprende al diablo, en el nombre de Jesús y reclama su fortaleza. Si no puedes orar en voz alta, medita en Cristo y sus promesas de fe, y reclama en confianza y espera en El. El Señor no fallará en renovarte las fuerzas. Cuando sientas mal gusto en tu boca, haz buches con Astringosolo, o Listerine. Esto a veces es natural por la segregación de los ácidos del estómago. No te preocupes. Con esos buches después de lavarte la boca, será suficiente.

La ciencia médica informa que los que ayunan con frecuencia tienden a mantenerse más jóvenes y a vivir más años.

Después de terminar un ayuno de tan siquiera tres días o más sin comer nada, lo prudente el primer día es usar jugos de fruta. Un vaso cada cuatro horas sería muy adecuado. Si el ayuno es de dos semanas o más sería sensato usar los jugos diluídos.

Cuando entres en el ayuno del Señor no propongas tú los días, sino que entra y pídele al Señor cuántos días son en tu caso.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s