Los salmos

Frans van Deursen

Los salmos

Los salmos

Un detallado análisis de algunos de los salmos, en los que el autor trata de contextualizarlos y explicar la razón que llevó al salmista a escribirlos. Un concepto o significado nuevo para mí, es saber que los impíos o enemigos, no están fuera del pueblo de Dios, sino que forman parte de él. Qué fuerte. Un poco larga su lectura pero valió la pena. Calificación de 9

Exultar: Mostrar gran alegría o satisfacción con mucha excitación.
Conculcación: Quebranto de una ley o incumplimiento de un convenio u otra norma establecida.
Cañamazo: Tela de cáñamo, que es basta, fuerte y áspera.
Boato: Ostentación de lujo o riqueza que se manifiesta en las formas externas.
Antracita: Carbón fósil de color negro y que arde con dificultad.
Cisco: Dejar a alguien muy abatido física o moralmente.
Aposición: Palabra o sintagma que se yuxtaponen a un nombre o a un pronombre y sirven para explicar algo relativo a ellos o para especificar la parte de su significación que debe tenerse en cuenta.
Eudemonismo: concepto filosófico de origen griego compuesto de lo bueno y la divinidad menor, que recoge esencialmente diversas teorías éticas. Tiene como característica común ser una justificación de todo aquello que sirve para alcanzar la felicidad.
Jayanería: Vulgaridad

La palabra “Salmos”, pues, tenía desde antiguo dos clases de significado: 1. Los Salmos como libro de la Biblia (los 150 salmos que se cantan versificados). 2. Los Salmos como parte de la Biblia (una colección compuesta no sólo de los 150 salmos, sino también de los libros: Proverbios, Job, Cantar de los Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastés, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías y Crónicas).

Los israelitas vivían día y noche bajo la demanda del Pacto de Dios. Cuando se comportaban lealmente, podían contar con la bendición de Dios; y si no era así, con su maldición. Y esa maldición no sería entonces cuestión de angustia del alma y cosas parecidas, sino que esas cosas las experimentarían en sus ciudades arrasadas, sus campos secos, sus rebaños mermados, la artesa vacía, hijos secuestrados y guerras perdidas.

Igual que Moisés, tampoco los salmistas hablaron sólo acerca del rinconcito religioso de nuestra vida, como hacen tantos “cantos religiosos” de la Cristiandad, que hablan, casi exclusivamente, de “Jesús”, “pecado”, “gracia” y “ser salvo”. No es que los salmistas nunca hablen de pecado y perdón, sino que cantan, además de esto, también acerca de montes y valles, mares y nubes, burros salvajes y pienso del ganado, valles sonrientes y sembrados muy prometedores, terrones de tierra húmedos y campos vestidos con rebaños, viñedos y cedros en el Líbano, cigüeñas y damanes, cachorros de león y jóvenes ciervas paridas, lluvia y nieve, animales marinos y jóvenes cuervos graznantes, extraviados viajeros del desierto y marineros en la tormenta.

Cuando en el Antiguo Oriente un rey vasallo se hacía culpable de ruptura de compromiso, su gran aliado no solía acudir enseguida con una expedición de castigo. Primero, enviaba una misión diplomática, para avisar a su aliado apóstata: -“¿Qué quiere usted? ¿Volver a atender enseguida nuestro pacto, o una expedición de ‘recompensa’ militar sobre su tejado? Pues, usted mismo, en su día, me prometió bajo un juramento de automaldición, que yo podía castigarle a usted y a sus parientes lejanos en caso de que usted pudiera romper nuestro pacto”. Así el Gran Rey de Israel tampoco aplicó enseguida el castigo más duro a su vasallo infiel. Antes de arrojarlo de Canaán, el SEÑOR envió primero semejantes mensajeros. Esta tarea la cumplieron los profetas. Ellos eran los mensajeros que el SEÑOR como Rey envió en primer lugar para avisar a Israel, y recordarle los acuerdos del Pacto y también sus cláusulas de maldición.

Los justos en Israel podían ser encontrados entre los pobres. Pero, ¿a quién encontrábamos frecuentemente entre estos piadosos pobres? A las viudas y huérfanos, a los extranjeros y levitas. Cuando, pues, te encuentres las palabras “pobre” y “menesteroso”, piensa entonces sobre todo en estos infelices.

También hubo justos ricos, como ya vimos, pero puedes considerarles tranquilamente como excepciones, y en tu lectura de los salmos manejar esta regla: los justos = los pobres = los menesterosos = los humildes = los débiles = los necesitados = jornaleros y labradores arruinados = viudas y huérfanos = levitas sin posesión y abandonados.

La idea muy extendida acerca de los impíos como tipos malhechores insolentes frena el comprender la Escritura y los Salmos; así como también el pensamiento de que se debe buscar a los impíos preferentemente en lo que llamamos “el mundo”. La Thorá, los Profetas, los Salmos y el Nuevo Testamento hablan todos acerca de los impíos en Israel y en la iglesia cristiana; y la Palabra de Dios los pinta como figuras aparentemente piadosas que pueden hablar de “Dios” con lengua de terciopelo; pero, esto no obstante, forman un pueblo sin verdadera piedad.

Para evitar malentendidos, repetimos una vez más, que los justos, como es natural, no son impecables. La Escritura tampoco enseña, que un hombre por sus propias fuerzas ande como un justo. Igual que sólo podemos ser hechos justos porque Dios, en la promesa del Evangelio, nos regala e imputa la justicia y santidad de Cristo; y porque el Espíritu Santo, en base al pacto de la gracia de Dios, pone nuestros corazones bajo el imperio de su Palabra, y los inclina al temor del SEÑOR para andar en el camino de los justos.

Cuando hemos aprendido a ver que el mal primeramente está en la ruptura del Pacto y en la constante negación de Dios que estableció un Pacto con nosotros, entonces vamos a entender mejor la Escritura cuando habla acerca de los impíos.

“Amén”, la cual significa: “esto es verdadero y cierto”.

Cuando a las Sagradas Escrituras se las oye hablar acerca de mentira, no debemos pensar, en primer lugar, en una antítesis entre lo que alguien dice y lo que piensa, o entre lo que alguien cuenta y lo que realmente ha ocurrido, sino en una antítesis entre seguridad e inseguridad, granito y hielo hueco.

La palabra “camino” se refiere, a veces, a todas nuestras aventuras o experiencias, y, en otras ocasiones, a nuestro estilo de vida, a nuestro comportamiento o nuestros hechos.

El verbo “conocer” se encuentra en nuestro idioma, la mayoría de las veces, en la esfera de la consideración. Es una palabra relativamente “fría”. Pero, en la Biblia, en la palabra “conocer” sientes el calor del contacto con lo que o con quien se conoce. En la lengua hebrea incluso se puede decir, que un hombre “conoce” a su mujer, o que tiene comunión con ella. En las Sagradas Escrituras el “conocer” es más un asunto del corazón de alguien, que de su entendimiento.

“David” -entre comillas- es una palabra bastante compleja que designa no sólo a la persona de David, sino realmente a todos los autores de salmos.

En la mayoría de los casos, los profetas no hablaron acerca del tiempo futuro, sino sobre su propio tiempo.

David estaba especialmente angustiado. Se hallaba desprovisto de toda ayuda, y era presa de burla y desprecio. Estaba huido de su casa, había perdido todo; sí, incluso a su mujer, 1 S. 19: 12; y hasta se siente abandonado por el SEÑOR. Entonces, David, desde esta situación, clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? (…) Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes”, vs. 1 y 18. Es evidente, que aquí ni mucho menos nos encontramos con una predicción, sino con una queja que David, en cierto día, expresó acerca de sí mismo. Siglos más tarde, el Señor Jesús pendía de la cruz. Soldados echaron a suertes sus ropas, y también él se sintió abandonado por Dios. Entonces, nuestro Salvador lamentó su desgracia con las palabras de David en el Salmo 22: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”, Mt. 27: 46; y cuando Juan escribe el sorteo de las ropas de Jesús, señala al respecto: “Esto fue para que se cumpliese la Escritura (Salmo 22) que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes”, Jn. 19: 24. ¿Quiso con esto el evangelista dar a conocer que entonces “acontecía” finalmente el Salmo 22? No; pues el Salmo 22 no era una predicción de que el Señor Jesús se sentiría desamparado por Dios, y de que las ropas del Señor Jesús serían sorteadas, sino una queja: que David se sintió muy solo, y que ellos sortearon las ropas de David. Pero la historia se repetía, al menos respecto a su patrón fundamental, en el sufrir de nuestro Salvador. La situación del Salmo 22 se daba nuevamente, y ahora en él; e incluso en una forma aún más encarnizada que en David. Esto incluía, que la descripción de la situación del Salmo 22 (un justo sufriendo profundamente) se hizo nuevamente actual. El Salmo comenzó de nuevo “a hablar”, incluso más fuertemente que cuando resonó por primera vez en boca de David.

Las excavaciones en Oriente Próximo nos han enseñado, que, también en el mundo de la Biblia, matrimonios sin hijos adoptaron un hijo18. Toda clase de disposiciones al respecto salieron a la luz, entre ellas también la fórmula solemne que el hombre adoptante dirigía al niño que adoptaba: – ”Tú eres mi hijo; hoy te he engendrado”.

Si por una vez se lee la Palabra de Dios como una “ley”, como un contrato de trabajo, entonces quedas preso, durante toda la vida, de angustia e incertidumbre. Se continúa deduciendo ulteriores cláusulas de tal “ley”, y nunca se obtiene paz a la pregunta de si se ha “hecho” bastante, y si te has atenido realmente a la “ley”.

¿Qué salmo no puede ser cantado en el culto? Por eso tampoco es preciso que hayan sido hechos especialmente para el culto, como una determinada opinión en la exposición de los Salmos lo afirmó de uno de ellos. También puedes cantarlos en casa, incluso mientras lavas la vajilla o, como el labrador israelita, durante la vendimia; y por qué no hablar de la lectura de los Salmos o de su uso como oración en la cámara secreta.

Nuestros ojos deben estar dirigidos sólo a Dios. El SEÑOR pide integridad. No apartarse de sus caminos. Es algo diferente tropezar en el buen camino, que andar por un camino equivocado.

¿Acaso nuestras mejores obras en esta vida no son todas imperfectas y manchadas de pecado? ¿No somos todos miserables pecadores?

Andar irreprensiblemente no es, pues, cuestión de impecabilidad, sino un asunto del corazón, de la dirección de vida u orientación de vida. Si esa es buena, entonces en la Biblia se le puede llamar generosamente “íntegro”.

Por “justicia del justo”, la Escritura entiende: su leal perseverar en el Pacto de Dios en todos los momentos de la vida, y ciertamente no sólo en la sala del tribunal. Justicia es prácticamente otra palabra más para significar obediencia a los mandamientos de Dios, vivir en fe con el SEÑOR.

El dinero es un sensible instrumento de medida para quien hace justicia y ama la verdad. ¿Quieres permanecer eternamente en la casa del SEÑOR? Sé, pues, verdad (firmeza, solidez), no retrocediendo jamás a una promesa nociva; o, en otra forma, aprovechándote de tu prójimo. En el Antiguo Oriente, los porcentajes de renta entre el 20-33 % eran normales. No es extraño, pues, que la palabra hebrea para indicar renta, significase “mordisco” o “bocado”. Pedir renta era algo así como morder a tu deudor14. A este respecto, observamos que, en el Antiguo Oriente, aún no se conocía nuestra costumbre de prestar dinero con el fin de poder comerciar con él. Antiguamente, quien tomaba dinero prestado lo hacía por necesidad. ¿Aprovecharse entonces de aquella necesidad? Para eso no había libertado el SEÑOR a sus israelitas de sus opresores egipcios, para que ahora se dedicasen a oprimirse mutuamente […]. También frente a un hermano en necesidad, un israelita debía perseguir la justicia, […], no pidiendo renta de un co-israelita. ¿Quieres permanecer huésped cerca del SEÑOR? Pues no te hagas jamás un “nose’ ” (prestamista), como el mundo pagano lo conocía; […] y sé incorruptible. También en esto remedaba el salmista a Moisés, […]. “Porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos”, Dt. 16: 19.

¿En quién nos podríamos esconder seguros contra el espíritu de nuestro siglo si no es en ese mismo SEÑOR?

¿Pero no forma la Cristiandad misma un templo viviente? […] ¿Y el hombre autónomo post-cristiano de nuestro tiempo no se ha asentado a sí mismo en el templo de la Cristiandad para hacer ver que él es un dios?

En las Escrituras, los «riñones» indican la vida afectiva humana, nuestro mundo de los pensamientos; a veces, con ella se significa o se quiere decir lo mismo que con «corazón».

Por el momento, nadie puede explicar mejor la Palabra de Dios que la Palabra de Dios misma.

La Sagrada Escritura, con palabras o frases como: «integridad» o «rectitud» o «irreprochabilidad» o «con un corazón indiviso», o como se quiera traducir las palabras hebreas tom y tamim, ciertamente no quiere decir una conducta de vida sin pecado.

¡Qué gran consuelo es que, en las falsas acusaciones, puedas recurrir e invocar al SEÑOR como el Omnipotente que puede mirar en nuestro corazón cuán sincera e indivisiblemente le ha amado.

Una de las partes más horribles de este culto idólatra era el llamado «matrimonio santo». Como ya hicimos notar, la fertilidad de la tierra de labranza y del seno materno era vista como un fruto del apareamiento de Baal con su mujer Astarte. Se creía poder impulsar este trato reproductor de fertilidad de su dios con su diosa mediante prostitución «santa». «Cada cual», pues, tenía relación sexual con «cada cual». En los tiempos de Baal y Astarte se podía, como visitante, hacer uso de hombres y mujeres que ponía sus cuerpos a disposición para fornicación «santa».

Nuestros antepasados lejanos miraban a cada otoño con temor y temblor porque los días se acortaban. ¿Vencerían en esta ocasión los poderes de las tinieblas a la luz? Pero, al final de diciembre celebraban aliviados su fiesta de medio invierno: ¡el sol dador de fertilidad había ganado la batalla! Los días volvían a alargarse y por eso se entregaban mutuamente regalos, se alzaban pinos (siempre verdes = siempre vivos), se encendían luces y se comía pastel que tenía la forma de la rueda del sol (coronas). También en Roma se celebraba la «resurrección» del Sol invictus o Sol invencible: La vida tenía nuevamente futuro. Moisés habría llamado a esto «las abominaciones de aquellas naciones», con lo que el pueblo de Dios debía romper, Dt. 18: 9. Por desgracia, nuestros antepasados lejanos no se convirtieron de esta idolatría de la naturaleza y la fertilidad. Así surgió, ya en los primeros siglos de nuestra era, un ciclo «cristiano» de religiosidad. En atención a los paganos conversos en Oriente y Occidente que desde antiguo estaban acostumbrados a celebrar a últimos de diciembre la fiesta de la «resurrección» del dios de la lluvia o la «victoria» del dios del sol, la iglesia Cristiana estableció en el pagano mes de las fiestas, diciembre, una fiesta Cristiana, en la que se iba a recordar el nacimiento de Cristo. Con las fiestas Cristianas de Pascua y Pentecostés que -¿bajo influencia judeo-cristiana?- ya habían sido instituidas antes, el circuito litúrgico estaba cerrado. También la iglesia Cristiana tenía en adelante un ciclo de un dios que cada-año nuevamente-nacía y que cada-año-nuevamente-moría-y-nuevamente-resucitaba. De este ángulo pagano procede nuestra costumbre de, en un circuito anual de noviembre a diciembre y durante cuatro semanas, hacer como si el Señor Jesús debiera nacer aún («Adviento»), y en primavera durante seis semanas hacer como si el Señor Jesús nuevamente salga al encuentro de sus sufrimientos de cruz, y en el Viernes Santo hacer como si el Señor volviera a morir en ese día, y en Pascua hacer como si en aquella mañana volviera a resucitar verdaderamente. Más de un cristiano encuentra esa predicación como la que mejor le hace sentir que él estaba allí, y que ocurría de nuevo («rememoración»). Bien es cierto, que las iglesias reformadas entablaron una lucha contra esta religiosidad caprichosa, pero la tradición resultó demasiado fuerte, como se evidencia de la redacción de diversas disposiciones eclesiales en los Países Bajos.

En documentos egipcios, Astarte llevó el nombre de: «reina de los cielos», el cual fue dado a María por los romano católicos […] . Por consiguiente, ¡vaya con qué clase de título pagano fue calificada la «venerada» madre del Señor Jesús! Por lo demás, el pensamiento de «siempre-virgen» ya se lo conocía también en el culto a Astarte: «las grandes diosas que conciben pero no dan a luz», es decir, que siempre permanecen vírgenes, pero, ello no obstante, son fértiles

Nos preguntamos si una salud constante y una capacidad de trabajo tenaz no podría ser la enfermedad más peligrosa de todas. ¿Padecer stress? ¿Tener un infarto? ¿Estar implicado en un accidente de circulación? Eso son cosas para otras personas; eso pasa por delante de mi puerta. Yo me siento tan fresco como una gallina, -solemos decir.

Como es natural, no somos un «David». Pero aunque Dios no nos llame para componer salmos, sí espera realmente de nosotros, que cantemos salmos.

Lo que ahora no es, puede llegar a ocurrir. Entonces el Salmo 42/3 puede servirnos como «poema didáctico» (maskil). Estos son salmos que iluminan una determinada situación profética con la lámpara de la Palabra de Dios.

«Presentarse delante de Dios» es, en la Thorá, la expresión normal y corriente para presentarse los israelitas en el templo en las tres grandes fiestas, Ex. 23: 17, 34: 23, Is. 1: 12, Dt. 16: 16. Y así, en el pórtico, uno se encontraba «ante su presencia», 1 S. 2: 30.

La adición: «de Dios», sirve en la Biblia frecuentemente para indicar la enorme grandeza de algo, cf. Gn. 30: 8, Sal. 68: 15, Jon. 3: 3.

Muchos, bastante antes de que tengan claro cómo será el camino de Dios, dicen: -¡No se haga mi voluntad sino la tuya! Pero estoy convencido que esto ocurre por una falta de fe, por la cual no saben perseverar en la oración, sino que se apartan de la lucha de la oración de la fe para resignarse en lo inevitable. Esta fe pagana en lo inevitable la cubren, pues, muy piadosamente con las palabras: No se haga mi voluntad, sino la tuya. El corazón de los hombres está mucho más corrompido de lo que pensamos. Somos lentos para creer; lentos para toda actividad espiritual», así escribía el Dr. J. G. Woelderink.

La excelencia de los salmos está muy por encima de la de muchos himnos y cantos religiosos. Es de temer, que, precisamente el cantar casi exclusivamente canciones, mantendrá cerrados los ojos de muchos cristianos al gran pleito entre la fe y la incredulidad en este mundo, y, por tal motivo, impedirá a la boca de muchos cristianos pedir justicia al Juez de toda la tierra. Es espantoso que tales cristianos frecuentemente son fáciles de ganar para medios activistas como reuniones de «protesta» y similares con el fin de buscar su propio «derecho».

«¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan a Jehová!», Is. 31: 1.

Qué es más necio que, cuando Dios está claramente contra su pueblo, cantar: «Jehová es con nosotros…» Si él se ha convertido en un enemigo para su pueblo, en un león, en un oso, y lucha contra su propio pueblo, ¿cómo exultar que lucha en favor tuyo?, Is. 63: 10, Jer. 7: 10, Os. 13: 7. En resumen, cuando se entona este salmo en tiempos de juicio, sin que la iglesia de Dios se humille bajo su mano castigadora, con el Salmo 46 se entona una consigna falsa, y se fortalece a la iglesia en su procacidad.

Entonces, aquellos israelitas miraban hacia el cielo con más tensión que antes. Su fe estaba ahora ante una de las pruebas más negra que la fe debe poder digerir: Esperar en el SEÑOR literal y figuradamente. Y, entonces, ¡dejó caer su lluvia! Esta temblaba en los árboles y repiqueteaba en los tejados. ¡Era la respuesta de Dios!

Esperar en Dios es, por otra parte, mucho más difícil que ceder a un ansia de actuación incrédula, ¡aunque ésta opere bajo una bandera llamada creyente!

Dios y nuestro Señor Jesucristo no salen en defensa de todos los posibles disparates viciosos de los cristianos.

La fe tiene algo de telescopio: atrae el horizonte de las promesas de Dios hasta muy cerca de los ojos. Esto ocurre porque Dios, en su acción de prometer, siempre habla tan generosamente. A veces, tan generosa– y divinamente seguro de sí mismo, que, acerca del asunto que aún dará, habla como si ya lo hubiera dado.

Posiblemente, miktam significa: una inscripción grabada con letras de oro en una columna de piedra.

Un sacrificio de alabanza era aquel determinado sacrificio de paz que un israelita llevaba frecuentemente cuando quería testimoniar al SEÑOR su gratitud por beneficios disfrutados, cf. Sal. 116: 12 y 14. Semejante sacrificio no era preciso habérselo prometido al SEÑOR. Pero, cuando alguien había hecho al SEÑOR la promesa de que, después de recibir una u otra bendición, le llevaría un sacrificio, entonces éste era un sacrificio de promesa.

El Salmo 56 no es una queja o lamento acerca del dolor humano general, del que creyentes y no–creyentes reciben su porción, sino la canción de un perseguido.

El Salmo 56 ha nacido de la persecución religiosa o de fe. En esto pensó el Señor Jesús cuando habló de «llevar su cruz». Al dolor general humano, tal como la enfermedad, la pobreza, los desastres naturales y cosas similares, el Señor Jesús no los llamó nuestra «cruz». Por lo demás, este dolor general humano difícilmente se lo puede tomar uno «sobre sí mismo», como pidió el Señor Jesús. Semejante dolor te es puesto sobre ti. Pero sufrir–por–causa–de–la–justicia o sufrir–por–amor–de–Jesús, ése es al que el Señor Jesús llamó «nuestra cruz», y es el que efectivamente podemos tomar o… dejar!, cf. Mt. 16: 24. ¡El Salmo 56 ha sido compuesto por semejante portador de la cruz!

El Salmo 57 no está destinado en primer lugar al pueblo de Dios sino a Dios mismo. Está dirigido a la dirección celestial del SEÑOR, el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Quizá se encuentre allí el misterio de la alabanza del SEÑOR. El bienestar cierra las bocas. El lujo hace enmudecer los salmos. Pero las cuevas, redes, hoyos y campañas mentirosas, –éstas abren las bocas, porque esas opresiones pueden imbuir al pueblo de Dios muy profundamente quién son Dios y su Cristo para todos los que se esconden en Ellos.

Aunque debemos buscar a la mayoría de los humildes ciertamente entre las personas pobres, no es la posición social lo característico, sino la actitud de vida. Ser humilde es una cuestión de la actitud de alguien frente a Dios y su Palabra.

¡Qué gran consuelo hay para nosotros, personas corrientes, en que David aquí se llame «pobre»! Ahora nadie precisa pensar que Dios solamente escucha a personas semejantes a David, «héroes–de–la–fe», que se atreven a acercarse a gigantes y pueden hacer salmos, pero no a mí, un hombre o mujer que a veces se sabe tan débil y pobre… Nuestro hermano David reconoce aquí, que ni mucho menos era grande e imponente, sino justamente un pobre que no podía más, y que vio un solo ayudador: el SEÑOR; y de este modo se dirigió al SEÑOR: en grande angustia, pero también en la fe de que el SEÑOR es todopoderoso. Entonces ha hecho notar a David, que en su alto cielo oye incluso las plegarias desde una gruta. ¡El Salmo 34 enseña, que el SEÑOR libera a pobres desvalidos!

David instaló al levita Asaf como jefe de los cantores del templo, 1 Cr. 16: 5. Otros jefes fueron los Levitas Hemán y Etán, 1 Cr. 6: 33 y 44. Después de morir su famoso padre, los hijos de Asaf prosiguieron durante siglos el trabajo de cantores. Desde Salomón hasta después del destierro nos encontramos con hijos de Asaf. Cuando Zorobabel regresa de Babilonia a Jerusalén con un número de judíos, también se encuentra en su compañía la familia Asaf. Esdras habla de 128; Nehemías de 148 hombres, Esd. 2: 41, Neh. 7: 44.

Las Sagradas Escrituras ven a los israelitas tan fuertes como una unidad que, a veces, sacan a escena a todo el pueblo como un hombre herido (Is. 1: 5–7), como una mujer, la hija de Sión, como una viuda que llora (Lm. 1), como una mujer infiel (Ez. 16) o como una mujer estéril (Is. 54).

Dios pone manos a la obra cuando bendice; no de forma individualista, sino siempre dejando a las personas en su entorno y relaciones en que viven. Y cuando llegó con su maldición, actuó del mismo modo.

Cuando los hijos de Dios pasan por el valle de las sombras de la muerte, nuestro Padre celestial no exige robustez de fe alguna. Por el contrario, según este Salmo, puede ser que entonces prefiera que en su intensa tristeza y confusión, poco más hagan que gemir un poco a sus oídos.

El Salmo 88 nos coloca en la situación de un hombre creyente que ve la muerte ante sus ojos; y este hermano, enfermo terminal, no estimula en su poema didáctico a la iglesia en aquella situación de necesidad extrema, a enviar gritos subversivos al cielo, sino a derramar nuestras quejas como oraciones humildes a Dios, acompañadas del ruego a la Suprema Majestad, que quiera inclinar sus oídos a esas súplicas.

En ningún lugar en toda la Thorá se encuentra rastro alguno de enemistad entre Dios y su creación. ¿Por qué un hombre debería tener miedo de la creación?, Dios la había creado. El mal no se ocultaba en ella, sino en el corazón humano. Con lo cual, la Thorá, por norma, corta de raíz todo ascetismo y cualquier trágica actividad de vida y forma de pensar. Así fue como la Thorá liberó a Israel de angustia y temor a dioses y espíritus, de miedo al sol, la luna y las estrellas, y del miedo a los muertos.

Como es natural, también el mundo de los paganos tenía sus relatos de dioses, como escándalos acerca de la excursión de un dios con una guapa jovencita de donde, más tarde, nacía un semi–dios. Pero ahora no nos referimos a semejantes relatos. ¿Qué habían hecho esos dioses para sus adoradores, hacía tres, cinco, diez o quince siglos atrás? ¿Qué sabían contar de eso sus adoradores? –Nada. El paganismo da vueltas eternamente en un movimiento circular. El paganismo adora frecuentemente a la naturaleza: el nacer– resplandecer–y–hundirse en la naturaleza. El sol es su dios, o la lluvia o las riquezas, la tierra fructífera que cada año proporciona al hombre y al animal alimento nuevo. Pero, ¿hacer historia? ¿Perseguir un objetivo? ¿Dar a conocer un plan? ¿Revelar un futuro? –¡Nada de todo esto! Ya se refiera a los paganos germanos, griegos o semitas, toda su religiosidad es una religiosidad de un movimiento circular mortalmente aburrido, eterno y anual, y que se reduce a esto: Verano seco, pedir lluvia, el dios de la lluvia se aparea con la diosa de la fertilidad, su matrimonio trae nueva fertilidad, una cosecha nueva, el dios de la lluvia se muere, el verano retorna seco y trae nueva preocupación, de nuevo llega el otoño, el dios de la lluvia ha resucitado una vez más, etc., etc. A este patrón de movimiento circular debemos, en última instancia, nuestro así llamado «año eclesial», cf. Los Salmos I,9, 3. 252 y ss.

El evangelio de la Ley de Moisés ha significado para Israel una liberación profunda de angustia. Angustia por los dioses; miedo a los espíritus. Miedo a la luna y las estrellas. Miedo al mar. Miedo a los muertos. La Palabra de Dios es una Palabra de salvación; y salvación significa, literalmente: ¡liberación!

No tengas miedo! Aférrate a la liberadora Palabra de Dios. Esta tierra, con todo lo que hay en ella y en torno a ella, con toda causalidad y evolución, descansa en la Palabra de Dios. Canta de ella con salmos de la creación. Permanece en el Salmo 104. Atrévete a vivir de la mano de Dios como propiedad de Jesucristo, tanto en la vida como en la muerte. La vida eterna te está reservada en Cristo como una herencia inmarchitable. Por tanto, ninguna desesperación, sino una esperanza viva, cf. 1 Pe. 1: 3. «Yahveh, Dios mío, qué grande eres!» (Sal. 104: 1b, Biblia de Jerusalén).

El Libro de las Oraciones Bíblicas termina con alabanza, exclusivamente.

¿Que a veces no sabes lo que debes pedir? Enumera, entonces, algunos de los grandes hechos de salvación que Dios ha hecho para con nosotros por medio de su Hijo Jesucristo.

Aunque sólo fuera por causa de la alabanza al SEÑOR de «generación a generación», no debería apartarse a los niños de los cultos dominicales del resto de la congregación.

Anuncios

The whistleblower

The whistleblower

The whistleblower


Basada en hechos reales. Una mujer policía se enrola con los cascos azules de la ONU, con el fin de vigilar que la legalidad sea restablecida en Bosnia. Lo que encuentra es una red de tráfico de mujeres en la que están involucrados autoridades de todos los niveles. Calificación de 9
The whistleblower

The whistleblower

Alien 3

Alien 3

Alien 3


Después del fallido intento de rescate de la colonia, la sobreviviente aterriza en la tierra pero lo hace cerca de una cárcel exclusiva para hombres. Además, sin saberlo, su cápsula de escape alberga al alien. Tendrá que dar su vida para exterminarlo. Calificacion de 7
Alien 3

Alien 3

When the wind blows

When the wind blows

When the wind blows


Un matrimonio maduro enfrentará un bombardeo atómico con lo único que tienen disponible: su amor y su fe.
Calificación de 9.5
When the wind blows

When the wind blows

Clausura 2019 (2/2)

Jornada 10
Querétaro 0 – Chivas 0
Partido de amplio dominio del Guadalajara, pero sin poder anotar. Es desesperante x2.

Querétaro 0 - Chivas 0

Querétaro 0 – Chivas 0


Jornada 11
Guadalajara 0 – América 2
Una semana para el olvido, pues previo a este partido en octavos de final de copa, las chivas cayeron por idéntico marcador, y con un funcionamiento aún peor. Se ha tocado fondo. Esta vez, para mí, el técnico tiene un alto porcentaje de culpabilidad.

Guadalajara 0 - América 2

Guadalajara 0 – América 2

Jornada 12
Pumas 2 – Chivas 1
Sí se pensaba que no se podría estar peor, llegó este partido que tras varios cambios en el once inicial, se jugó de manera pésima. El gol del empate de un errático Sandoval, no fue suficiente y Cardozo fue removido de su puesto. Coyote queda a cargo de manera interina.

Pumas 2 - Chivas 1

Pumas 2 – Chivas 1

Jornada 13
Guadalajara 0 – Lobos BUAP 1
Pues sí. Se puede estar peor. De nuevo el cociente para el descenso, al momento en el penúltimo lugar.

Guadalajara 0 - Lobos BUAP 1

Guadalajara 0 – Lobos BUAP 1


Jornada 14
Morelia 1 – Chivas 0
Quitaron a Coyote, llegó Tomás Boy. Ni el viejo adagio que dice que equipo que estrena entrenador gana, aplica en las chivas.

Morelia 1 - Chivas 0

Morelia 1 – Chivas 0


Jornada 15
Guadalajara 1 – Puebla 3
Último lugar del cociente, el equipo no tiene idea de juego. Varios deben de irse ya.
El gol a favor fue en realidad un autogol camotero.

Guadalajara 1 - Puebla 3

Guadalajara 1 – Puebla 3


Jornada 16
Guadalajara 2 – León 1
Como un curita en una mortal herida, llega el triunfo con goles de Michael Pérez y Pulido de penal, por cierto, bastante rara la ejecución.

Guadalajara 2 - León 1

Guadalajara 2 – León 1


Jornada 17
Tigres 2 – Guadalajara 1
Gol del honor de Vega. Termina un torneo que vino de más a menos… mucho menos.
Para el siguiente torneo, de nuevo cuesta arriba en la tabla de cocientes.

Tigres 2 - Guadalajara 1

Tigres 2 – Guadalajara 1


Cociente

Cociente

de platini Publicado en Fut

Jamás saldré vivo de este mundo

Benjamín Prado

Jamás saldre vivo de este mundo

Jamás saldre vivo de este mundo


Refrescante colección de cuentos con personas que viven situaciones complejas: esquizofrenia, soledad, confusión, temor, enfermedad, placer, terror, depresión y acoso, pero contadas de una manera fresca que lo terminan por dejar a uno esperando un pronto desenlace. Los mejores: El reloj, Todo lo que vio Alberto y Mi día de suerte. Calificación de 9.5

El resumen en 5 palabras, y en negritas los mejores cuentos.
Hay que matar a Roco: Como me veo te vi. (De tantas cosas que vive, un hombre ya no sabe lo que en verdad le acontece).
La epidemia: La soledad de estar acompañado. (Una epidemia de soledad en un viaje a Perú).
El reloj: Reloj no marques las horas. (La descompostura en un reloj ocasiona una alteración en el tiempo).
Todo lo que vio Alberto: Como me ves te verás. (Una foto pone en perspectiva el futuro de una mujer).
Asma: Pero si yo estaba bien. (Lo difícil que es recibir las malas noticias en cuestiones de salud).
Jamás saldré vivo de este mundo: Diablo con forma de mujer. (El principio del fin de un hombre empieza cuando conoce a una bella mujer).
Mi día de suerte: Otro poco y me muero. (El mejor día de tu vida puede ser el último).
Los muros se mueven: Yo no nací para amar. (Una mujer arriesga todo por un mal amor).
Las banderas son para los idiotas: Siempre encontrar el lado positivo. (La historia de un barrendero que sufrió un accidente que le cambió la vida).

Las domingueras:
Martingala: Artimaña o ardid (medio hábil y astuto para conseguir o eludir algo).
Escayola: Molde u objeto de yeso.
Minio: Pigmento de color rojo anaranjado, constituido por una mezcla de óxidos de plomo, que es muy denso, tóxico, insoluble en agua y en los ácidos minerales; se fabrica industrialmente por oxidación del plomo y se emplea para preparar pinturas anticorrosivas.
Cogorza: Borrachera, embriaguez.
Hucha: Recipiente cerrado para guardar monedas; en su parte superior tiene una ranura estrecha y alargada por donde se introducen las monedas, de canto, pero por donde no se pueden sacar.

Al oír esa palabra, Natalia clavó un cuchillo sobre la tabla en la que estaba cortando verduras; le miró con unos ojos terribles, abrasados por la cólera, y hundió violentamente aquel cuchillo en la madera. —Maldito seas —dijo, igual que si dinamitara un puente entre ellos, uno importante por el que cruzaban de un lado al otro los camiones que les abastecían de respeto y de sentido común.

La mayor parte de las personas no es feliz cuando compara lo que quería y lo que tiene. Con el paso del tiempo, la mayor parte no intenta exhibir sus heridas, sino olvidarlas.

No pienso abrir los ojos —pensó—. Porque si los abro, no podré despertarme.

Ésa es justo mi filosofía: si no estás muy muy seguro, hazlo.

Se acordó de algo que había leído en una novela, tal vez de Saul Bellow, donde un personaje le preguntaba a otro en qué se distinguen la ignorancia y el desinterés, y el segundo contestaba: mira, ni lo sé, ni me importa.

La gente sólo se hace preguntas cuando aún le quedan esperanzas.

Llámenme caradura o egoísta, si quieren, pero ¿saben?, yo creo que la juventud se acaba el día en que tienes que comprarte a ti misma un tenedor o conseguir el número de un fontanero. Eso es, ser joven consiste en que las cañerías se le rompan a otro, consiste en que las bombillas se le funden a otro, el contrato del gas está a nombre de otro.

Una siempre puede arrepentirse de su desidia pero nunca de su cautela.

Lo único que sé es lo que ya les dije antes: alguien te grita, de pronto, «¡Cuidado, a tu espalda!», y tú puedes sentirte todo lo seguro que quieras, tan a salvo de presuntos salteadores, lobos o cuchillos como quieras, pero aun así, normalmente, te vuelves. Eso es justo lo que yo hice. Me volví y eché a correr. ¿Ustedes qué habrían hecho?

Maldita asma, se dijo, la mayoría de la gente sólo se asusta de las enfermedades con nombres exóticos, la acromegalia, la encefalitis o la melanosis, pero ¿qué me dicen del asma, la diabetes, el reuma?…

Lo malo no era la enfermedad en sí, lo malo era todo lo que significaba. «Eso es siempre lo peor, el después de las cosas», solía decir su padre.

Lo malo de hacer algo incorrecto es que después hay que pagar por ello, eso es lo malo, el después de las cosas.

Puede que fuesen cosas que le quedaban grandes y puede que ésa fuera la razón para luchar por ellas, de forma que intentó abrirse paso hacia Laura sin reparar en exageraciones o en embustes, y al ver que avanzaba, que la chica iba dejando caer muros y abría puertas hasta entonces cerradas, se sintió invencible y afortunado. Algunos hombres sonríen mientras cavan su propia tumba.

Había en la casa una luz que le pareció cortante, dañina, y esa clase de calor húmedo de los lugares cercanos al mar que te hace ser consciente de ti mismo, de que todo está ahí, ardiendo: las manos, el corazón, la espalda.

No era todo lo que Asier quería, pero era mucho.

A veces las personas se comportan de ese modo: saben que ya han perdido y fingen ante sí mismas que van a seguir luchando.

La puerta abierta daba miedo. Vistas al natural, sin cristales blindados entre ellas y tú, las cosas no parecían tan pacíficas como cuando las mirabas desde tu sillón, al otro lado de la ventana: el paisaje corría mucho más rápido, la grava de las vías, los edificios y los postes de telégrafos parecían dañinos, peligrosos; los raíles eran un esbozo de guillotina; el ruido del tren no tenía nada que ver con el traqueteo confortable que se escuchaba en su interior, sino que era violento y algo fúnebre; y todo, en conjunto, daba miedo y vértigo, era un aviso del dolor, las heridas, la muerte.

Aplazada la muerte una vez, es como si ya se fuera a librar de ella para siempre.

Odio a ese tipo de gente que se pasa la vida diciendo la Sábana Santa es falsa, el monstruo del lago Ness no existe, Homero no escribió la Odisea, Armstrong jamás pisó la Luna, los astronautas fueron filmados en un decorado que construyó la CIA.

Cuánto pueden cambiar las cosas en un segundo, ¿verdad? Es raro, pero así es la vida.

La verdad es que Olivia, consciente o inconscientemente, había tardado mucho en descubrir el tamaño de su soledad y, cuando lo hizo, nuestra impresión es que en vez de buscarle un remedio se dedicó a justificar una tras otra las evidencias.

Lo hermoso es sólo hermoso cuando alguien lo mira.

Hugo le contó a Olivia cómo los chinos llegaron a miles, en el siglo XIX, al puerto del Callao, en Lima, para vivir prácticamente como esclavos en las haciendas, trabajando en las plantaciones de azúcar y cacao.

Lloró de felicidad al pensar que todo lo que había sufrido mereció la pena, que su amargura y su soledad de antes eran, en cierto modo, un requisito necesario para su dicha de ahora.

Eso es lo bueno del alcohol, que produce la misma sensación de felicidad que flotar en el mar con los ojos cerrados, sólo que el líquido, en lugar de estar fuera, está dentro. Los abstemios no tienen amigos, estoy seguro.

La inteligencia y la bondad son siempre diversas, están llenas de matices y cambios según cada persona, pero la estupidez y la maldad son uniformes, siempre están hechas de las mismas envidias, calumnias y puñaladas por la espalda, el mismo corporativismo cuartelero, la misma suma de incompetencia, hipocresía, vagancia y mezquindad. Los imbéciles siempre son oportunistas.

Odio a los músicos ambulantes, prefiero pagar para que guarden silencio que para que toquen.

El pobre barrendero municipal no sólo no había entendido ni jota de lo que se había dicho durante su juicio, que estuvo lleno de palabras grandilocuentes y gestos ornamentales, sino que cada cosa que escuchaba lo confundía aún más, como cuando vas al diccionario de la Academia a buscar una palabra que no entiendes y ésa te remite a otra que entiendes aún menos; vas a mirar, por ejemplo, qué demonios es un flanquís y lees: «Flanquís: sotuer que no tiene sino el tercio de su anchura normal».

Callar es a veces una deserción, pero otras veces es una conquista.

Aliens

Aliens

Aliens


Luego del rescate de la única sobreviviente de la misión al planeta LV-426, se entera de que se ha avanzado en su colonización, solo que no han tomado en cuenta al mortal lugareño. Ahora deberá regresar a rescatar lo que queda de la colonia. Calificación de 8.
Aliens

Aliens

Dolencias II

Fiel a la característica del IMSS tardé 1.5 horas en esperar la consulta con el médico internista, para que en 10 mintos, me hiciera preguntas que ya me habían hecho, consultándome el tratamiento que llevo para la hipertensión, tomarme la presión, escuchar pulmones y corazón, revisar manos y pies, y finalmente decir que daba VoBo. para la cirugía con algunas indicaciones que dejará al cirujano.
Concluí el tratamiento para la infección de vías urinarias.
Sigue la consulta con el cirujano.
Hasta aquí mi reporte.

Dolencias II

Dolencias II

The sacrifice

The sacrifice

The sacrifice


Cuando una familia recibe la noticia de que la tercera guerra mundial ha iniciado, saldrán a flote sus miedos y deseos, contrarios a lo que normalmente expresaban cada uno de ellos. Calificación de 5.
The sacrifice

The sacrifice

Alien

Alien

Alien


La nave Nostromo en misión de exploración, recibe una alerta de un planeta desconocido. Cuando bajan a investigar, lo que encontrarán será una desagradable sorpresa que prácticamente acabará con toda la tripulación y con la nave. Calificación de 9.
Alien

Alien

The Caine mutiny

The Caine mutiny

The Caine mutiny


El barco limpiaminas Caine, tiene un nuevo capitán quién pronto mostrará un comportamiento poco común. Durante una tormenta que amenaza con terminar en naufragio, los principales oficiales lo remueven del cargo para poder salvar la nave y sus tripulantes, lo que los llevará a un juicio militar con consecuencias inesperadas para todos. Calificación de 9.5
The Caine mutiny

The Caine mutiny

Soundtrack

Soundtrack

Soundtrack


Con el fin de encontrar nuevas formas de expresión, un artista llega a un lejano lugar, en el que encuentra a cuatro investigadores, cada uno con una misión distinta y que critican los motivos que lo hacen llegar a ese inhóspito terreno. Al final comprenderán las razones. Calificación de 9.
Soundtrack

Soundtrack

Gnomeo y Julieta

Gnomeo y Julieta

Gnomeo y Julieta


La conocida historia de Romeo y Julieta se vive en un par de jardines contiguos, donde las figuras que viven en ellos, representan a las familias enemigas que finalmente liman asperezas cuando los respectivos hijos conocen el amor. Calificación de 8.
Gnomeo y Julieta

Gnomeo y Julieta